El agua quita la celulitis: ¿Mito o realidad?

Se suele decir que tomar mucha agua es saludable, y en realidad, teniendo en cuenta que estamos compuestos en un 95% por ese elemento, no hay nada de incierto en ello.

En realidad, el agua no disminuye la celulitis en sí misma, sino que crea una ilusión óptica de tener menos celulitis de la que realmente se tiene. Sin embargo, tal y como vas a ver a continuación, eso puede bastar a muchas mujeres para suponer que es un milagro de la bebida.

Publicidad

La ilusión óptica de la celulitis

Lo que hace el hecho de que bebamos mucha agua con respecto a la celulitis es hidratarnos desde dentro, potenciando que mejore la circulación y la eliminación de residuos por parte de los riñones. Eso hace que, por un lado, no se acumulen desechos y, por el otro, que la piel luzca más tersa.

Hay que recordar que la celulitis es la acumulación de grasa, y que el agua no es capaz de disolver esa grasa, pero sí de dar la sensación al menos a la vista de que esa grasa no se ha acumulado en exceso, dado que la hidratación interior de nuestro cuerpo hace que se cree ese efecto visual.

El agua como saciante

En otros términos, el mito de que el agua reduce la celulitis también se ha generado por el hecho de que tomar agua antes de las comidas tiene un efecto saciante. De ese modo, si se pone en práctica, lo que conseguimos es precisamente lograr ingerir menos alimentos y también que se acumulen menos grasas, por lo tanto, de modo indirecto sí que se podría reducir la celulitis al no generarse de nuevo.

De todas maneras, cuando se dice que el agua reduce la celulitis, en la mayoría de los casos es algo literal, y en ese sentido sí que es un mito la afirmación. ¿Tú también pensabas que el agua la eliminaba, o ya conocías lo que te hemos contado hoy? En todo caso, si te preocupa este tema y quieres encontrar una solución natural, toma nota de esta receta de crema casera para reducir la celulitis.

 

Con información de imujer