Julián Figueroa desmiente ser dueño de rancho

La polémica y el escándalo siguen a Julián Figueroa ahora por un supuesto rancho con problemas

Un rancho propiedad de Joan Sebastian, que se ha visto en medio del espectáculo por el despido de todos los empleados de forma arbitral, fue adjudicado recientemente por la prensa a Julián Figueroa, quien se deslinda de cualquier polémica que se haya generado.

Publicidad

“En ese rancho no tengo nada que ver, porque habían sacado que era mío y no es verdad. La propiedad que tengo de mi padre, los empleados siguen trabajando”, dijo Julián en entrevista con un rotativo.

Al mismo tiempo, aclaró que no existen los problemas sobre la herencia que muchas personas han sugerido, y que la familia del fallecido cantante sigue más unida que nunca, además de estar al pendiente de José Manuel Figueroa.

“Claro que sí, lo veo muy seguido, casi todas las semanas, me llevo muy bien con ese canijo, también con ellas (sus hermanas), tengo una relación muy cercana con todas y cada una de ellas”, concluyó.

Más noticias

VIDEO: Guardia de Soriana agrede a menor por no mostrar su ticket de compra

Sin embargo, la madre del joven reclamó al guardia de seguridad con quien tuvo un altercado

En redes sociales se difundió un video que muestra el momento en el que una mujer enojada arremete en contra de un guardia de seguridad de una tienda Soriana porque había golpeado a su hijo.

Publicidad

De acuerdo con el hermano del menor, el niño fue golpeado por el guardia de seguridad al negarse a mostrar el ticket de compra de un juguete que había adquirido en dicho establecimiento y que por descuido ingresó al querer comprar una botella de agua.

Ante la negativa del niño, el guardia lo siguió a la salida del establecimiento, lo interceptó y tras hacerse de palabras le dio un fuerte cabezazo.

Por su parte, la madre al enterarse de lo ocurrido fue hasta donde estaba el guardia y le reclamó lo ocurrido. Él aceptó lo que hizo y ofreció una disculpa.

Sin embargo, la mujer furiosa no la aceptó y le propino un par de manotazos, diciendo: “Lo que sea, no tienes excusa para pegarle a mi hijo, cabrón…”.

Minutos después llegó más personal de seguridad a tratar de tranquilizar a la mujer y tomar la declaración de los dos niños que estuvieron involucrados.