Repechaje en casa; México, único candidato en América

Tras renunciar Canadá a la organización del Repechaje preolímpico de basquetbol en el continente americano, México quedó como sede. La decisión será ratificada a finales de noviembre por el Buró Central de FIBA Mundo, de manera oficial.

“Hay siete países que han solicitado la sede de Europa, tres de ellos clasificados y cuatro que no; en América sólo quedó México. Canadá ha desistido de organizar la competencia”, precisó Alberto García, director del organismo.

Publicidad

Por tanto, la competencia podría llevarse a cabo en el Palacio de los Deportes, aunque también existen otras alternativas en el país.

Sobre eso, el español Sergio Valdeolmillos y Gustavo Ayón, técnico y jugador de la Selección Nacional, compartieron con Excélsior algunos puntos del torneo.

“Después del partido contra Canadá (en el Preolímpico continental), Alfredo Castillo (director de Conade) entró en el vestuario e hizo un compromiso de traerse el Repechaje; nos dijo que habría una continuidad de las cosas”, apuntó Valdeolmillos como parte de los antecedentes.

“Volvemos al mismo mensaje del Preolímpico: está muy complicado, porque sólo va un equipo; pero está claro que siempre hemos dado la cara. Si es con siete u ocho meses de anticipación, con el fin de que los jugadores se cuiden y estén en plenitud, podría ser diferente”.

Ayón atribuye la decisión a lo sucedido hace poco más de un mes en el Preolímpico de la Ciudad de México, cuya respuesta de los aficionados garantizó llenos en los partidos del equipo tricolor, si bien no se cumplió el objetivo final.

“Es algo que venía por sí solo, por ese mismo impacto que tuvo esta selección en el Preolímpico y en la sociedad. ¿A quién no le gustaría volver a tener este evento en México? Es una situación que se veía lógica. Tal vez en lo deportivo no tuvimos el mismo éxito que buscábamos, pero realmente, en todo lo demás, fue un cien por ciento de calidad de trabajo.

“Meter 22 mil personas en un Palacio era impensable antes del torneo. Las mismas personas que gestionaban los boletos, dudaban de que pudiera tener ese impacto. Yo hablaba con Gabriel (Ramos), que estuvo a cargo de todo eso, y le decía: vas a ver la respuesta que vamos a tener”, confió el nayarita.

Por el pase a los Juegos Olímpicos de Río 2016, compiten 15 equipos en el Repechaje: la lista empieza con Canadá, Puerto Rico, Angola, Túnez, Senegal, Nueva Zelanda, Francia, Serbia, Grecia, Italia, República Checa, Filipinas, Irán y Japón y termina con México.

Si bien quedan tres boletos, Ayón sostuvo que sus máximas posibilidades pasan por evitar cruzarse con franceses y serbios.

“Hay que pensar en el trabajo desde ahora, con una planeación. Que no se tenga la misma incertidumbre del año pasado, cuando era mayo y aún no se sabía si Sergio iba a estar o no, o quién iba a formar al equipo. Si así se dan las cosas, llegado su momento, se podrá tener una lista de 22 jugadores, en la que cada uno lo tenga claro”, concluyó.

La designación de México como sede de uno de los grupos del Repechaje preolímpico de basquetbol de 2016 implica que en el mismo sector habrá dos conjuntos europeos, un asiático, un africano y uno más de otra región. Sergio Valdeolmillos y Gustavo Ayón coincidieron, en entrevista con Excélsior, que los europeos serán los rivales más complicados.

“Con independencia de quien nos toque en el grupo, la verdad es que a mí me dan mucho miedo los equipos europeos que, evidentemente, tienen muy buen nivel. No va a ser fácil, pero hay que analizar a ver en qué grupo caemos”, dijo Valdeolmillos.

“Creo que Serbia y Francia son auténticos favoritos para ganar dos de esos tres boletos que quedan. Va a ser muy duro, ojalá que tengamos la suerte de no llegar al cruce con ninguno de ellos, para tener muchas más posibilidades”, consideró Gustavo Ayón.

Tener a México como sede, situación que será ratificada en noviembre, implica que República Dominicana, sexto del Preolímpico 2015 de América, tiene su pase para el Repechaje mundial.

Por México, Valdeolmillos asegura que ser sede tendría un doble efecto favorable: “uno es buscar evidentemente la clasificación a los Juegos Olímpicos y el otro es continuar el resurgimiento del baloncesto mexicano”.