5 tips que pueden ayudarle a recuperar la suavidad a la piel de tus talones

Más allá de lo estético, tener talones resecos puede derivar en una formación de grietas, las cuales a su vez llegan a convertirse en infecciones y úlceras en los pies. Para evitarlo, el Dr. Lawrence E. Gibson, Dermatólogo de Mayo Clinic nos da las causas de la resequedad y algunos remedios que puedes aplicar en casa:

¿Por qué se forma la resequedad en los talones?

Publicidad

Los talones resecos y agrietados normalmente aparecen cuando se seca y engrosa la piel alrededor del borde del talón, esto provoca que exista mayor presión sobre la almohadilla adiposa bajo del talón y derive en grietas en la piel.

A fin de evitarlo, hay que humectar con frecuencia. Los humectantes crean un sello sobre la piel que impide tanto que se escape el agua como que la piel se seque.

Remedios caseros para talones resecos y agrietados:

1. Humectante

Intenta untar en los talones un humectante espeso varias veces al día. Puede ser desde sábila, hasta otros humectantes con sustancias queratolíticas como la urea, el ácido salicílico y el ácido alfa hidróxido, que si bien ayudan a suavizar y exfoliar la piel, también pueden provocar ligero ardor o irritación.

2. Remoja los pies un rato

Remojar los pies en agua tibia, sea pura o jabonosa, durante alrededor de 20 minutos puede resultar útil. Después de hacerlo, se recomienda usar una esponja vegetal o un estropajo para pies y luego cubrir los talones con un ungüento a base de vaselina.

3. Antes de acostarte

Es importante aplicar un humectante a base de vaselina en los talones antes de acostarse, pero como quizás se sienta un poco grasoso, se pueden usar un par de medias en los pies humectados para no dejar escapar la humedad durante la noche.

4. Cambia tus zapatos

Usar zapatos de protección y perder el exceso de peso también puede servir para aliviar la presión sobre los pies.

5. Si lo anterior falla

En caso que estas medidas no fueran suficientes o los talones se hincharan o inflamaran, se debe consultar al médico o dermatólogo. En estos casos, es posible que se necesite un ungüento recetado con humectantes más fuertes o una crema con esteroides para aliviar la inflamación. Las vendas y las pegas especiales para tejidos corporales pueden proteger y mantener unidos los bordes de las grietas a fin de permitirles sanar.

En caso que el paciente padezca otras afecciones de la piel, como psoriaris o eccema, se recomienda consultar al médico ya que ello puede afectar el tratamiento. Si es diabético, entonces es particularmente importante que cuide bien sus pies porque los talones agrietados pueden derivar en infecciones y ulceraciones.