7 Razones para visitar el mexicano puerto de San Blas

A unas cuatro horas en auto de Puerto Vallarta, esta ciudad ubicada en el estado de Nayarit cuenta con una población de 10 mil habitantes y bellas e inmaculadas playas

El paraíso tropical de San Blas fue, junto a Acapulco, uno de los dos principales puertos mexicanos en el Pacífico del Virreinato, en la época de la colonia española. Ha pasado el tiempo, y su fama fue mucho más allá de su importancia histórica y comercial, dado que esta ciudad es una atracción turística por diversas razones, en las que se combina su pasado colonial y su belleza natural.

publicidad
Publicidad

A unas cuatro horas en auto de Puerto Vallarta, esta ciudad ubicada en el estado de Nayarit cuenta con una población de 10 mil habitantes y bellas e inmaculadas playas, como El Borrego, Matanchén, Los Cocos y Playa del Rey.

Y las hay para todos los gusto, mientras Bahía de Matanchén, la playa principal, es un lugar ideal para los amantes del surf, esquí acuático, veleros y el buceo, Las Islitas lo es para quienes buscan relajo.

En este lugar, que además adquirió bastante visibilidad internacional gracias a la canción “El muelle de San Blas” de Maná, cuenta con diversos atractivos que la convierten en una opción a la hora de elegir un destino turístico. A continuación, siete encantos de este puerto mexicano.

Gastronomía

Los mariscos son los reyes de la oferta. Esta cocina busca preservar la cultura y la historia local, además de la de los productos frescos de la región, como la de los ostiones recién sacados de las piedras, trozos de marlín o pez vela ahumados a la leña, con sus aguas de frutas y las tantos otras recetas para preparar camarones, guachinangos y muchas especies más, afirmó la embajadora de la Gastronomía de Riviera Nayarit, Chef Betty Vázquez.

La Tovara

La Tovara o Tobara en Nahualt es uno de los imperdibles para los turistas, dado que se trata de un parque natural con cuevas, una incubadora para la conservación y reproducción de cocodrilos, y un manantial con agua cristalina rodeado por pequeños restaurantes de cocina regional.

Este manantial se conecta con canales de agua rodeados de frondosa vegetación llena de plantas tropicales y una fauna única, tales como manglar, orquídeas, cocodrilos y cientos de aves que utilizan esta zona para reproducirse y algunas para vivir, por lo mismo, este lugar es reconocido por ser un espacio idal para su avistamiento.

Para visitar el lugar se puede tomar una lancha en dos puntos: uno en “La Aguada”, aledaño al puerto de San Blas, y otro en el embarcadero turístico de La Tovara, siendo este último el trayecto más corto. Una vez en los canales se puede ir, siempre por agua, a un cocodrilario cercano y al set donde se filmó la película “Cabeza de Vaca”.

“La Tovara” tiene un pequeño restaurante que ofrece los platillos típicos de la gastronomía local que incluye el pescado zarandeado y tatemado. Además, ofrece el servicio de vestidores y servicios sanitarios.

El Cocodrilario

El Cocodrilario Keikari, que significa comunidad en el lenguaje Huichol o Wixárica, es más bien un pequeño zoológico, donde hay animales como jaguares, gato montés, aguilillas, caimanes, guacamayas verdes, entre otras especies.

Este lugar también es ideal para nadar en sus aguas cristalinas y pasar un día en familia.

Cientos de aves

Todo San Blas es uno de los focos más grandes concentración de aves en México y el continente, puede presumir al menos 300 de las más de 500 especies de aves endémicas, migratorias y residentes que vuelan por Nayarit, afirma el sitio Rivieranayaritblog.

De hecho, según los estudios realizados por la Audubon Society, San Blas es el segundo hogar de aves, ubicándose lugar sólo detrás de Panamá.

De acuerdo a Visitmexico.com, la mayoría de esas especies viven en áreas que son accesibles a los visitantes, siendo los mejores meses para observarlas de octubre a abril.

Su pasado colonial

La Contaduría de San Blas fue construido en en 1770 y desde el siglo XVIII, e incluso antes, datan los registros que la colocan como el punto más importante de negocios e intercambio de productos y cultura de América con Asia y Europa.

Actualmente, es un museo donde hay mapas, anclas, cañones y muchos accesorios que cuentan su historia.

Otros atractivos son las ruinas del Fuerte San Basilio, fundado en 1530; las ruinas del Templo de Nuestra Señora del Rosario, construido en 1769; y la antigua Aduana Marítima, convertida a la Casa de la Cultura.

La Piedra Blanca “Tatéi Haramara”

Tatéi Haramara, también conocido como Isla del Rey o Estero del Rey, es una zona sagrada dentro de la cosmovisión religiosa del pueblo wixárika.

Este es un “lugar donde nace el alma y el espíritu”, dado que es la morada y forma material de la diosa del mismo nombre y madre del mar.

La diosa del mar choca contra esta roca para convertirse en vapor, dando vida a las nubes y a la lluvia, de ahí que Tatei Haramara también sea el origen de las nubes.

Cada 20 de mayo los Huicholes realizan ahí rituales y bautismos.

Surf

San blas es un lugar ideal para los amantes del surf. La temporada ideal comienza a fines de abril y continúa hasta noviembre, cuando el oleaje del sur pega en estas orillas. Durante estos meses, se puede alcanzar siete puntos de quiebra.

De hecho, durante años tuvo la ola más larga del mundo en el libro de los Record Guinness, ubicada en Las Islitas, misma que a pesar de haber perdido el primer lugar, sigue siendo imponente.

Publicidad