Afectados por inundaciones en Ejido de Mora reciben apoyo de Roberto

El mandatario dijo que desde el primer día de su Gobierno se ha mantenido una reacción inmediata “y aquí estamos buscando soluciones, que la gente que se le llevó la casa vamos a arreglárselas”

El Gobernador Roberto Sandoval Castañeda encabezó este viernes el recorrido de supervisión y valoración de daños en el poblado y laguna de Mora, cuyos habitantes salieron afectados tras el desbordamiento que tuvo la laguna del lugar, derivado de las fuertes lluvias del miércoles pasado.

Publicidad

El mandatario estatal, en unidad con el Gobierno municipal y federal, constató que la aplicación del Programa Empleo Temporal gestionado por él mismo después del siniestro, se esté aplicando debidamente en la limpieza de calles, casas y zonas afectadas en general.

Además, junto con los secretarios y directores de las dependencias que forman parte del Consejo Estatal de Protección Civil de Nayarit, y de habitantes de la comunidad en general, Roberto Sandoval recorrió los alrededores de la Laguna de Mora para analizar los daños que presenta este estanque natural de agua y reafirmó que se implementará un plan en conjunto para rescatar dicho espacio y que regrese a la normalidad.

“Desde el primer día de mi Gobierno siempre hemos mantenido una reacción inmediata y aquí estamos buscando soluciones, que la gente que se le llevó la casa vamos a arreglárselas, vamos a construir esa casa que se llevó y a quienes  tuvieron daños vamos a ver cómo aminoramos ese problema, pero lo más importante es trabajar en unidad y trabajar en las soluciones, sea como sea tenemos que recuperarnos”, dijo Roberto Sandoval.

El Gobernador precisó que fueron poco más de 20 las viviendas que sufrieron afectaciones, derivado del desbordamiento de la laguna y que una de estas se perdió totalmente, por lo cual ya se donó por parte del ejido de Mora un terreno a dicha familia y el Gobierno del Estado, a través del Instituto Promotor de la Vivienda trabaja en la construcción de una casa nueva en apoyo a los afectados.

Por instrucciones del Gobernador, el DIF Estatal continúa entregando apoyos como víveres y cobijas a las familias afectadas, además la Secretaría de Salud implementa un operativo para prevenir infecciones en la zona.

No será declarada zona de desastre

Al cerciorarse de la magnitud de daños ocasionados por el desbordamiento de la represa, allí el Gobernador comentó que el lugar no podrá ser declarado como zona de desastre pues no existe antecedente que pruebe que fue la naturaleza quien ocasionó dicho acontecimiento.

“No es un desastre natural, nosotros hablamos a Gobernación, hablamos para buscar que se implementara lo de desastres naturales, no pasa esto como desastre natural por que no fue la naturaleza quien provocó todo esto”, informó.

Dejó entrever que quizás, dicho problema, fue el hecho de una planeación errónea, además explicó que al parecer lo que provocó el quiebre del dique fue el hecho de no abrir la compuerta en su debido tiempo, al verse rebasada su capacidad tras el cúmulo de liquido pluvial de 84.5 milímetros en tan sólo 44 minutos.