Algunos apuntes tras la muerte de Amado Nervo

El poeta tepiqueño Amado Nervo murió en una habitación del “Parque Hotel” de la ciudad de Montevideo, Uruguay, poco antes de las diez de la mañana del 24 de mayo de 1919.

El día 20, se anunció que el diplomático mexicano estaba muy enfermo. Todo fue rápido, un pariente del  ya desahuciado hombre, Luis Padilla Nervo, residente en Buenos Aires, acudió inmediatamente a Montevideo y en pocos días se tuvo la certeza de su gravedad, ante la consternación general.

Publicidad

El sábado 24 de mayo de 1919, el enfermo con un hilo de voz pidió ver el mar desde la ventana de su habitación del Hotel. Minutos después a las 9.30 de la mañana el poeta fallecía. Lejos de su tierra mexicana, aunque los homenajes realizados en el continente demostraron que toda América era tierra de Nervo. El velatorio se instaló en las escalinatas de la Universidad del Uruguay. El Presidente Baltasar Brum y sus Ministros se hicieron presentes.

El gobierno uruguayo decretó honores de ministro de estado para los restos de Amado Nervo, quien apenas el 18 de mayo de 1919, había sido nombrado embajador plenipotenciario de México ante las repúblicas del Uruguay y de Argentina.

El cadáver fue embalsamado y el escultor José Luis Zorrilla de San Martín tomó la mascarilla.

“Vestido de lanilla blanca y alto corbatín, a Nervo se le veló en el Salón de Sesiones de la Universidad de Montevideo desde el mismo 24 de mayo y hasta el día 26 de mayo a las tres de la tarde.

“Durante ese tiempo hubo guardias continuas día y noche, y desfilaron todas las clases sociales.

De ahí lo trasladaron en su caja mortuoria colocada sobre un armón de artillería, al Cementerio Central, bajo una lluvia de flores y seguido de una inmensa muchedumbre compuesta de funcionarios de gobierno, diplomáticos y pueblo”.

Los preparativos para el traslado de los restos del bardo nayarita se prolongaron durante tres meses, hasta el 8 de septiembre, en que el cortejo fúnebre partió por mar de Montevideo al puerto de Veracruz, en México.

Homenajes en Tepic

El 18 de julio de 1919 se promulgó un decreto firmado por el gobernador de Nayarit Francisco D. Santiago, para que el 24 de mayo de cada año, fecha del fallecimiento del poeta, se declare día de duelo izándose la bandera nacional a media asta.

El gobernador y el presidente del congreso Franco R. Pérez, autorizaron al senador Jerónimo Meza y a los diputados federales Lucas Bravo y José María Ruiz, para que le comunicaran de este oficio a la familia de Amado Nervo, deudos, que en su mayoría ya radicaban en la ciudad de México.

Cambia nombre el Teatro Calderón por el de Teatro “Amado Nervo”

El periódico Presente de la época, narra que el 1 de agosto de 1919, el ayuntamiento de Tepic presidido por don Isaac Jiménez, acordaba cambiar el nombre de “Teatro Calderón” a “Teatro Amado Nervo” el antiguo Coliseo ubicado en la esquina de las calles Hidalgo y Veracruz.

Para el efecto, en el propio lugar habría un Festival Artístico, con la presentación de la señorita Constanza Aguilar al piano, ejecutando el vals “Caprice” de Rubinstein. La señora Julia I. de Acevedo Duarte, canta el vals de Musetta, de la ópera “Bohemia” de Puccini. El profesor Antonio Rocha Saavedra declamó “Águilas y Leones” un poema de Nervo. Marina Chávez, al piano, ejecuta “Las dos alondras” impromptu de Leschetizky. El doctor Ricardo Álvarez cantó un aria de la ópera “Martha”, y al final el tenor A. López Gontis deleitó a la concurrencia, a teatro lleno, con la pieza “Una Furtiva Lágrima” de Donizetti.

Inauguración de la escuela primaria “Amado Nervo”

Amado Nervo murió en Montevideo Uruguay el 24 de mayo de 1919, en plena misión diplomática. En su homenaje  se inauguró la Escuela Primaria Amado Nervo, que antes se llamaba Escuela Elemental de Niñas número cuatro, el 7 de agosto de 1919, a setenta y cuatro días de la muerte del poeta tepicense, celebrándose un evento cultural en el caserón estilo neoclásico que aún ocupa la esquina de las calles Lerdo y León de esta ciudad.  La directora del plantel era la maestra Edelmira Delgado. El periódico Presente, relata que el domingo siete de agosto del año de 1919, el patio estaba adornado de banderas mexicanas, gallardetes y varias coronas de flores naturales.

La banda de música del gobierno del estado interpretó la pieza Aída de Verdi. El gobernador Francisco D Santiago develó una pintura al óleo de Nervo, del artista tepicense Jesús Bonilla. El diputado Marcos Esmerio dio el discurso oficial. Luego actuaría El Coro “La Nube” integrado por alumnas de la escuela y dirigido por las maestras de solfeo Virginia Corona y Adela Dosal Rocha.

El evento de la inauguración de la escuela primaria Amado Nervo el siete de agosto de 1919, cerró con broche de oro, dice el periódico Presente, con la declamación del poema “Almitas Blancas” en voz de Margarita Marsh acompañada al piano de la maestra Dolores López Reynoso, y la reseña finaliza contando que cerca de la una de la tarde la concurrencia se retiró a sus hogares al sonar los postreros acordes de nuestro himno patrio.

El Tepic de 1919

Nervo al morir tenía 49 años de edad.  La última ocasión que había estado en Tepic habrían sido 35 años antes. Nunca se olvidó de sus orígenes en Tepic, según crónicas, pero su paso por estas tierras había sido por allá de 1884 de Mazatlán a la ciudad de México, en un viaje muy largo a carroza de caballos.

La ciudad de Tepic, en 1919, el año de la muerte de Nervo, ya era orgullosa capital del naciente estado de Nayarit. Tenía 15 mil 700 habitantes.

“En el corazón de la ciudad levántanse varios edificios de dos pisos, y las manzanas que rodean la plaza principal tienen amplios portales que miran a ella. Las calles son paralelas, casi en línea recta, algunas; caprichosamente irregulares otras, y uno que otro callejón oscuro y solitario; vénse caserones ruinosos, vestigios de remotas edades; las calles céntricas empedradas, y las de las orillas terraplenadas únicamente.

“En la prolongación norte de la calle México –arteria principal de la ciudad-, osténtase majestuosa la estatua del insigne patricio, D. Benito Juárez.

“La Plaza de Armas es de forma cuadrangular; su jardín ofrece una gran variedad de arbustos, palmeras, abetos, magnolias, araucarias y diferentes especies de flores de todos los matices; completan el ornato cuatro estatuas de bronce, simbólicas de las estaciones del año. En el medio álzase, además del kiosco en donde últimamente se estableció la estación inalámbrica, una gallarda columna estriada de catorce metros de elevación, que constituye un homenaje de gratitud al probo presidente de la república, Lic. Sebastián Lerdo de Tejada, a la vez que recuerda episodios históricos de las armas republicanas”

NOTA: LOS PÁRRAFOS ENTRECOMILLADOS SON TEXTOS DE JUAN ROGELIO LÓPEZ ORDAZ, PUBLICADOS EN DOS TOMOS DE “MOSAICO BIOGRÁFICO DE AMADO NERVO”.

MI OPINIÓN: EN TEORÍA ES INCALCULABLE LO QUE SE PUEDA ESCRIBIR DE NERVO. ESTAS DOS PÁGINAS NO SON NADA MÁS QUE RECORDAR A UNO DE LOS ESCRITORES MÁS REPRESENTATIVOS DE LA CULTURA LITERARIA EN HISPANOAMÉRICA. NERVO NACIÓ EN TEPIC, AQUÍ ABREVÓ SUS EXPERIENCIAS GERMINALES, DE AQUÍ PASEÓ AL MUNDO SU MENTALIDAD DEL MAR, DEL ALTIPLANO Y DE LA MONTAÑA. CON NUESTROS PAISAJES EL POETA AMADO LE DIÓ LA VUELTA AL MUNDO. LA DIÓ LA VUELTA A LA POESÍA.