Avión de EgyptAir no tenía fallas previo a despegue

Mensajes enviados por el avión mostraron que los motores funcionaban bien antes del siniestro

El avión de EgyptAir que se estrelló la semana pasada no presentó problemas técnicos antes de despegar de París, de acuerdo a un registro firmado por su piloto antes del inicio del vuelo, informó el diario Al-Ahram.

Publicidad

El periódico publicó una copia del registro en su sitio web y dijo que desde el vuelo 804 se transmitieron 11 “mensajes electrónicos” desde las 21:09 del 18 de mayo, alrededor de 3 horas y media antes de desaparecer de los radares con 66 pasajeros y tripulantes a bordo.

Los primeros dos mensajes indicaban que los motores funcionaban bien. El tercero fue a las 00:26 del 19 de mayo y mostró un alza en las temperaturas de la ventana del copiloto. El avión siguió enviando mensajes por tres minutos más antes de desaparecer, reportó Al-Ahram.

Más temprano el martes, el jefe de la autoridad forense de Egipto desestimó la teoría de que el tamaño de los restos humanos encontrados apuntan a que se produjo una explosión.

La aeronave y sus cajas negras, que podrían explicar qué ocurrió con el avión que cubría el trayecto París-El Cairo cuando entraba en el espacio aéreo egipcio, no han sido localizadas.

Un forense egipcio dijo que desde el domingo se recuperaron 23 bolsas con restos humanos, la mayoría de ellos más pequeños que la palma de una mano. El responsable, que habló bajo condición de anonimato, señaló que su tamaño sugería que se habría producido una explosión, aunque no se detectaron rastros de explosivos.

Pero Hisham Abdelhamid, jefe de la autoridad forense de Egipto, dijo que esa evaluación era una “mera conjetura” y que era demasiado pronto para sacar conclusiones.

Al menos otras dos fuentes con conocimiento directo de la investigación también dijeron que sería prematuro decir qué causó que el vuelo de EgyptAir 804 se precipitara al mar.

Los investigadores franceses dicen que el avión envió una serie de advertencias señalando que se había detectado humo a bordo y otros posibles fallos de las computadoras poco antes de desaparecer.

Cinco días después del incidente, autoridades griegas y egipcias, que controlaban al vuelo antes de su paso a espacio aéreo egipcio, dan versiones diferentes de los últimos momentos de la aeronave.