Benito Juárez, mexicano ejemplar

Caldero Político

El inicio de 2018 es  momento propicio para  exaltar el pensamiento y  la gran obra que don Benito Juárez García heredó a los mexicanos. Realmente fue mucho lo que el prócer oaxaqueño aportó para la construcción de la nación que hoy tenemos; nuestra patria  sufre embates diversos que deterioran la unidad y la convivencia pacíficas.

publicidad
Publicidad

Pienso que con las mismas ideas y el ejemplo de Juárez es tiempo de combatir la corrupción, la impunidad y el desánimo; es el instante  de revalorar el ejercicio de la política y reconocer de una vez por todas  que el pueblo es el que manda y ordena a los servidores públicos lo que éstos deben de hacer.

Propuestas y respuestas

Siempre teniendo presentes los puntos de vista y expresiones de Juárez – combatidas por los conservadores y los enemigos de su trayectoria-, México está ante la inmejorable oportunidad de impulsar la sana confrontación de las ideas para llegar a sustanciales acuerdos; urge que los políticos y gobernantes hagan propuestas de altura que se concreten en políticas públicas o leyes importantes.

Es necesario entonces,  que los servidores públicos y los partidos reiteren en la práctica el compromiso con el pueblo desde un sentido social y que encabecen   un minucioso análisis de la forma en que vamos a empujar al país al desarrollo con unidad y organización, sin poses demagógicas.

Los que ganan millones de pesos en sus puestos deben abanderar las causas sociales  que procuren la garantía de la paz y seguridad para los habitantes, cada quien en su respectiva responsabilidad;  que los funcionarios públicos  dejen de ser rémoras improductivas y enaltezcan, en cambio,   la distinción del servicio otorgando a las instituciones el honroso lugar que merecen. Y al pueblo otorgarle respeto, gracia, atención y respuestas satisfactorias para superar la problemática existente.

Funcionarios que cumplan su palabra

Benito Juárez recalcaba que la tarea de un gobernante es cumplir y hacer cumplir las leyes, ejercer  democráticamente el mandato del pueblo; nadie contra la ley ni nadie por encima de ella: todo aplicarlo cotidianamente sin importar condición política, económica o social de los mexicanos.

Los principios de Juárez deben guiar el ejercicio público para crear las condiciones de desarrollo económico y empleos con seguridad y estabilidad; trabajar fuerte y con honestidad para mejorar las oportunidades de progreso de nuestro pueblo transformando el país.

Benito Juárez llamó a los habitantes de esta nación a ponerle ganas y esfuerzo para  obtener y  consolidar los beneficios de la paz, bajo la protección de las leyes y de las autoridades; cuidar los derechos de todos los habitantes.

Uno de los propósitos del 2018 debe ser: que el gobierno respete los derechos de todos, ya que entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz.

VEREMOS Y DIREMOS

Publicidad