Boca Juniors demandará a aficionados

La denuncia civil involucrará a 17 socios, ocho que estaban en la platea y nueve de las tribunas populares

Boca Juniors demandará por unos 8 millones de dólares a 17 socios que asistieron al superclásico argentino del 14 de mayo en La Bombonera, debido a las pérdidas que le ocasionó al club el ataque con una sustancia tóxica a los jugadores de River Plate, dijo este viernes a AFP una fuente de la entidad.

Publicidad

“Estamos preparando la demanda porque entendemos que el club tiene que resarcirse por los daños que efectuaron esos inadaptados”, dijo el abogado de Boca, Marcelo Mamianetti.

La denuncia civil involucrará a 17 socios, ocho que estaban en la platea y nueve de las tribunas populares, por un monto de unos 8 millones de dólares, según la prensa.

El superclásico, correspondiente a los octavos de final de la Libertadores, fue suspendido tras el entretiempo cuando los jugadores visitantes salían a la cancha por la manga y fueron atacados con una sustancia tóxica.

Por el episodio en La Bombonera, Boca fue descalificado de la Copa Libertadores 2015 por la Conmebol, que le impuso una multa de 200 mil dólares y lo sancionó con cuatro partidos sin público como local en partidos internacionales.

Hasta ahora Boca identificó a 11 hinchas por la agresión a los jugadores, entre ellos Adrián Napolitano, alias “El Panadero”, quien admitió en una declaración periodística haber arrojado la sustancia pero dijo no haber medido las consecuencias de sus actos.

Boca fue también sancionado en Argentina y jugará sin público el domingo ante Aldosivi por el torneo local de Primera División y los hinchas no volverán a las tribunas hasta que se hagan unas reformas exigidas por el Comité de Seguridad.

Días después del partido River-Boca, un grupo de espectadores había demandado al club “Xeneize” y  a su presidente Daniel Angelici por “daños y perjuicios” por la suspensión del derby argentino.

La demanda es por un monto de USD 7,8 millones, reveló el abogado patrocinador Gregorio Dalbón.

La suspensión llenó de frustración a 60 mil personas que colmaron La Bombonera, algunas de las cuales llegaron a pagar hasta 2.500 dólares el boleto.