Borracha humilla a policía por no tener iPhone 5; la apodan «#LadyMulta»

Se percata de que el policía la videograba y se burla, porque utiliza un teléfono celular de menor calidad al que tiene ella. “¡Pobre güey! ¡Yo tengo iPhone 5!”, le dice

https://www.youtube.com/watch?v=WK-QE_9rNS8

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); Publicidad

Dos mujeres jóvenes que conducían en estado de ebriedad humillaron a un policía municipal de Tijuana, a quien le exigían chasqueando los dedos que las multara rápido, luego de que el uniformado las detuvo por infringir el Reglamento de Tránsito.

Además, una de ellas se burló del agente por no tener un teléfono iPhone 5, como el de ella.

Las mujeres fueron reportadas al teléfono de emergencias 066 por una persona que, afirmó, estuvo a punto de ser atropellada, de acuerdo con un periódico regional.

Ambas mujeres fueron llevadas ante el juez municipal, quien ordenó aplicarles la prueba del alcoholímetro, la cual resultó con altos niveles. Fueron remitidas a la Estancia Municipal de Infractores

“Con las características que dio del auto Beetle, color gris, un policía las ubicó cuando se trasladaban por el bulevar Sánchez Taboada, Zona Río”, indicó el reporte.

Añadió que en un primer momento las jóvenes, de entre 20 y 25 años de edad, intentaron fugarse cuando eran seguidas por el policía.

En dos videos publicados en YouTube por el usuario El padroton quedó registrado el momento en que las jóvenes, mencionadas como “LadyMulta”, ofenden al agente policial. La grabación es realizada por un segundo policía.

A ver, ¿alguna vez en la vida te has topado con un güey que trae una pinche arma? ¡Nunca! ¡Nunca en tu vida!, le espeta una de ellas al uniformado.

En respuesta, el policía le explica que la detuvo por ir a exceso de velocidad, y enseguida una de las mujeres le exige infraccionarla con rapidez, chasqueándole los dedos.

Una de las mujeres se percata de que el segundo policía las videograba y se burla, porque utiliza un teléfono celular de menor calidad al que tiene ella.

“¡Pobre güey! ¡Yo tengo iPhone 5!”, le dice.

Al final, ambas mujeres fueron llevadas ante el juez municipal, quien ordenó aplicarles la prueba del alcoholímetro, la cual resultó con altos niveles.

Por tal motivo, fueron remitidas a la Estancia Municipal de Infractores.