Con hechicería practican aborto y las detienen

La Fiscalía del Estado de Chihuahua informó del arresto de dos mujeres que practicaron un aborto en un feto de 5 meses, al parecer con medicamentos y actos de hechicería.

La partera, quien se identificó como hechicera, cobró 2 mil 300 pesos por el trabajo, que incluyó enterrar el feto en el patio de la hija de la mujer que atendió.

publicidad
Publicidad

Mediante un operativo implementado por agentes de la Fiscalía General del Estado llevaron a cabo la detención de las dos mujeres acusadas de los delitos de aborto e inhumación clandestina, ya que una le ayudó a la otra a que expulsara un feto de cinco meses aproximadamente, en el interior de una vivienda que se encuentra en la colonia Granjas de Chapultepec.

Las detenidas están identificadas como María Guadalupe López Dorado, de 27 años de edad, quien era la madre, así como Antelma Irene Reyes, de 36 años, quien practicó el aborto.

En el relato destaca que ambas mujeres se conocieron en una planta maquiladora donde laboraban, iniciando una relación de amistad, mencionándole Irene Reyes a su amiga que tenía conocimientos de hechicería, por lo cual López Dorado le dijo que le leyera las cartas porque se encontraba separada de su marido y quería saber si iba a regresar con ella, y después de llevar a cabo la práctica ésta le comentó que no.

López Dorado, al saber que su esposo ya no regresaría, se deprimió porque además atraviesa una situación económica precaria, ya que además tiene otros dos hijos que mantener. Fue entonces que Irene Reyes le dijo que sabía practicar abortos y se pusieron de acuerdo para llevarlo a cabo.

Por lo anterior, el pasado domingo ambas mujeres acudieron a la zona Centro de la ciudad a comprar pastillas para abortar y un té, además de que López Dorado le entregó a su amiga la cantidad de 500 pesos como anticipo por dicho trabajo.

Luego las dos señoras se fueron a la casa de López Dorado que se encuentra en la calle Benigno Castañeda número 432 de la colonia Km. 20, donde ingirió lo antes descrito.

Fue la mañana del lunes cuando las dos mujeres abordaron un camión de transporte público para dirigirse a la casa de la hija de Irene Reyes, la cual se ubica en la calle Cuicuilco número 201, donde al llegar rápidamente se metieron al baño, ya que la mujer en el trayecto se sintió mal, permaneciendo ahí cerca de 40 minutos, y luego le hablaron a la hija de Antelma para que les llevara una bolsa de plástico para echar el producto, momento en que la joven se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Publicidad