Convierte tus recetas en limpias

Convierte cualquier receta en una más saludable de forma sencilla con estos tips

Nos gusta comer muy sano, pero tenemos que admitir que no todas nuestras recetas son limpias. Para esas deliciosas recetas que sientes que no puedes comer porque tienen ingredientes no limpios, te dejamos esta pequeña guía. No sacrifiques tu antojo, ¡mejor conviértelo en algo bueno!

Publicidad

Azúcar. Aunque ya hemos hablado de que el azúcar no es tan mala (mejor que cualquier endulzante artificial), tampoco es tan buena. Así que intenta sustituirla por miel de abeja o de maple. Usa una balanza para pesar la cantidad de azúcar que dice la receta y sustitúyela por el mismo peso en miel (no sustituyas por volumen, 1 taza de azúcar no es equivalente a 1 taza de miel). Aunque así se nos haya dicho durante años, el azúcar morena no es más saludable que el azúcar refinada, así que también puedes sustituirla por miel de abeja con un poco de melaza para darle un sabor muy similar.

Aceite. ¿Tu receta incluye más de 1 cucharada de aceite vegetal? Para cocinar o freír cámbialo por 1 cucharada de aceite de oliva o de cártamo y reemplaza el resto con mucho consomé de pollo natural, trata de utilizar una olla o sartén con teflón, para que no se pegue.

Si el aceite está incluido en una receta de repostería, cámbialo por ¾ taza de puré de manzana (sin azúcar agregada) y ¼ taza de puré de fruta (puede ser de plátano) por cada taza de aceite. Incluye también 1 cucharadita de tus especias favoritas para darle más sabor. Ten en cuenta esta sustitución al momento de hornear, ya que es probable que la versión con menos grasa requiera menos tiempo de cocción.

Harina. Hay muchas recetas, que no necesariamente son de repostería, que incluyen harina entre sus ingredientes principales, generalmente aquellas que requieren que una salsa sea más espesa. Cambia la harina blanca por harina integral. Puedes intentar con harina integral para repostería, o con harina integral normal. Tendrás un sabor más granoso, así que prueba con varias marcas antes de servirlo en una fiesta o reunión.

Miel de maíz. Cuando quieras preparar algún dulce que necesite endurecerse, puedes sustituirla por miel de arroz integral. La miel de arroz integral no se endurecerá tanto como la miel de maíz por lo que quedará un poco pegajoso, pero es el ingrediente más cercano a la miel de maíz, además de ser mucho más sano.

Mantequilla. Aquí tienes varias opciones, la primera es buscar (y poder pagar) una mantequilla orgánica, que derive de vacas que han sido alimentadas de pasto únicamente. La desventaja de esta opción es que, además de que es muy difícil de encontrar, una vez que la encuentras es muy difícil de pagar porque por lo general son bastante caras. La segunda opción es sustituirla por aceite que sea bueno para el corazón, por ejemplo aceite de oliva o aceite de aguacate. Te serán mucho más fáciles de conseguir y generalmente tienen un costo más razonable. Cuando quieras sustituir la mantequilla por aceite recuerda que no podrás hacerlo en recetas que dependan de la mantequilla para darle textura o cuerpo (por ejemplo, un croissant). Para las demás recetas de repostería, puedes también sustituir la mantequilla por 2/3 de puré de manzana (sin azúcar añadida) y 1/3 de aceite.

Crema agria. Sustitúyela en partes iguales por yogurt griego natural, bajo en grasa.