Correo urgente

Qué tal, amigo lector; hoy estamos a martes 7 de junio día de San Roberto. Pero también hoy celebramos el Día de la Libertad de Expresión en México. Hasta donde sé esta conmemoración viene de los tiempos del ex presidente, don Benito Juárez, quien legisló para que los mexicanos pudiéramos expresarnos libremente, un justo derecho que se vio truncado en el porfiriato, aunque los periodistas de entonces nunca dejaron de luchar por hacer valer la libertad de expresión. Así, la libre manifestación de las ideas, muchos años después quedó consagrada en nuestra Carta Magna, en los artículos 6 y 7 por el gobierno del ex Presidente, Miguel Alemán Valdés, que estableció el 7 de junio como el Día de la Libertad de Expresión en México, un derecho constitucional que por desgracia muchas veces ha sido violentado, y han sido muchos los periodistas que han perdido la vida en el ejercicio de su profesión. Entrando de lleno a los asuntos de la entidad, déjeme contarle que en la tierra Cora no ha llovido todavía, pero supongo que como tantas veces ha ocurrido, el dios Tláloc nos enviará la torrencial lluvia a más tardar para el 24 de junio, en el mero día de San Juan; bueno, sólo repito lo que siempre me decía mi abuela materna, aunque a ella ya no le tocó escuchar eso del cambio climático, ni que los seres humanos estamos acabando con la tierra por nuestras pésimas acciones de conservación, ni que se acerca un planeta llamado Nibiru, o “planeta X” que es dos veces más grande que la tierra, lo que dicen está ocasionando los terremotos y los desastrosos fenómenos climatológicos. Oiga, esto del planeta Nibiru, que por cierto había sido comentado como una vieja historia de la mitología, ha empezado a tomar mucha fuerza como algo verdadero entre algunos importantes científicos del mundo, esto a partir de 2015, y aunque la NASA ha guardado silencio respecto a su existencia, algunos hombres de ciencia dan por hecho que el cuerpo celeste se acerca peligrosamente a la tierra. Dijera mi tía Eduviges, Dios nos agarre confesados; y es que con esto del  internet y los avances cibernéticos, de qué no se entera uno.

Por eso sube la tortilla

Se dice que en México, en los últimos años el precio del maíz se ha incrementado debido a que el grano se rige por el precio internacional para todo el mundo en dólares, de tal modo que la fuerte depreciación del peso frente al dólar ha ocasionado que productos como la tortilla se vayan a las nubes. Aquí los mexicanos sembramos y cosechamos el maíz, somos autosuficientes, pero los precios de nuestro producto se rigen por lo que dispone la Bolsa de Futuros de Chicago (CBOT). Hágame usted el refregado favor.

publicidad
Publicidad
Un suplicio llamado IMSS

Desesperado, enfadado y muy estresado, mi vecino Juan José, me contó de su desagradable experiencia al tener que llevar a María su mujer, al área de Urgencias de la Clínica Uno del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aquí en Tepic. Me contó, que tras un fuerte dolor de cabeza en María, además de una desesperación inusual, y algunas sensaciones algo extrañas en su cuerpo, decidió llevarla al nosocomio, donde dice empezó su suplicio. Primero llegaron hasta la puerta de la sala de espera, donde un adusto guardia de seguridad les detuvo el paso diciéndoles que sólo ella podía entrar; ahora los familiares o acompañantes del enfermo se deben quedar afuera de la Clínica les espetó. Se refería a un pequeño espacio donde pusieron algunas sillas que hacen eterna la espera, entre el calor y el desagradable olor de la alcantarilla, una espera infernal, aún con la carpa improvisada que piadosamente fue instalada para cubrir a los visitantes de la intemperie. Dice Juan que llegaron al hospital poco antes de las 6 de la tarde; y el tiempo pasó, la tarde se hizo noche, y nada que atendían a su mujer.

En un momento dado cuando habían trascurrido dos hora de espera, María salió para decirle que todavía debía esperar más para que la atendieran, pues las enfermeras consideraron que su padecimiento no era de extrema urgencia; eso a ojo de buen cubero, porque lógicamente no le habían realizado ninguna revisión, ellas que no sentían el fuerte dolor de cabeza ni las sensaciones extrañas, tampoco pensaban en que la paciente pudiera tener signos de alguna enfermedad grave como el principio de un problema cardiaco o cerebral. Así, algo enojado Juan se fue a sentar a su lugar, ya era de noche y como en ese improvisado espacio no les pusieron ni una vela para aluzarse, me platicó que sólo veía a la gente con su celular prendido, seguramente metidos en sus redes sociales, pues curiosamente me explicó que era como ver a zombis pegados a la pantallita, como si estuvieran hipnotizados. Oiga, en verdad que esto de la tecnología a cambiado al mundo de una manera increíble, la comunicación cibernética ha suplido a la comunicación humana, al trato de persona a persona; ahora resulta más fácil hablar con alguien por el WhatsApp, aunque lo tengas a un metro de distancia. Para no contarle más, luego de tres horas y media de espera, María, acongojada, se acercó a su marido para decirle que su desesperación había llegado al límite, que mejor se fueran a casa, y en eso estaban cuando escucharon a una enfermera que le llamaba por su nombre, grito que por fin significaba que sería atendida. Después de cuatro horas salieron de Urgencias, María con tres pastillas, una sugerencia de visitar a su médico familiar, y mi vecino Juan con un dolorón de cabeza que prefirió atenderse sólo, antes de intentar buscar ayuda en el IMSS. Dónde está el IMSS moderno, de nueva generación, ahí cada día está peor, a veces les faltan los medicamentos, hay médicos y enfermeras que son inhumanos con las personas, las citas con los especialistas se otorgan para dentro de cuatro o cinco meses, cuando muchas veces hay pacientes que requieren ser atendidos con urgencia. Hay médicos familiares que son groseros y prepotentes con los pacientes, y encima, pronto habrá mucha más demanda de atención en el IMSS, pues con la incorporación de los estudiantes al Seguro, no sé como le vayan hacer para salir adelante, y luego viene lo del mentado Seguro Universal promovido por el Presidente Enrique Peña Nieto. Ni hablar, en el Instituto Mexicano del Seguro Social necesitarán ponerse la pilas muy seriamente porque por lo que se ve, por lo menos aquí en Tepic, francamente no dan una.

Una travesía sin igual

Subirse al camión urbano de Tepic es algo único, un chofer mal educado, un sonido a todo volumen, la velocidad de la unidad al máximo, la conversación entre los amigos del gremio camionero con un lenguaje florido; indudablemente hay que ir agarrado hasta con los dientes. Y sí, pedir a Dios que lleguemos con bien a nuestro destino.

Cafeteando la noticia

Estas elecciones 2016 seguramente llevarán a una seria reflexión entre la tribu priista, los resultados preliminares dan muestra de una contienda muy cerrada, donde los partidos opositores al tricolor han revivido su poderío como nunca. Para 2017 el PRI tendrá que dejarse de compadrazgos, compromisos políticos, y sentimentalismos sectoriales  a la hora de elegir a sus candidatos. Aquí en Nayarit, por ejemplo, bueno sería que se decidieran por su candidato o candidata a la gubernatura, a fin de ir limando asperezas entre los correligionarios que apoyan a uno o a otro proyecto político al interior del tricolor. robleslaopinion@hotmail.com

Publicidad