Cuentas, cuentos, y verdades

La verdad… sea dicha

Qué tal, amigo lector; hoy estamos a jueves 6 de abril, es día de San Celso. Déjeme contarle que el próximo sábado María Félix  estaría cumpliendo años, pues la Diva del cine mexicano nació un 8 de abril de 1915 allá en Álamo Sonora. Curiosamente ese mismo día, la Doña también cumplirá años de haber dejado este mundo, ya que su deceso fue el 8 de abril del 2002. Aunque ella en el cine y en la vida personal siempre mostró una imagen recia a la que no pocos hombres de su época le sacaban la vuelta, la verdad es que la actriz, se dice, en la intimidad solía ser una persona muy noble y de fácil trato, que guardaba un profundo respeto por el sexo opuesto, tal y como se lo declaró a un periodista de la cadena Univisión, a quien le dijo que si bien era una mujer muy feminista, también entendía que las mujeres nunca se podrían igualar a los hombres que tenían una conformación única. Belleza, talento y mucha inteligencia sin duda fue la clave para que Doña María Félix alcanzara el éxito.

Publicidad
Que los candidatos vayan a lo suyo

Estas elecciones están siendo marcadas por los problemas generados en el estado, tras la detención de quien era el encargado de la seguridad policiaca de los nayaritas; astutamente el tema, es la cantaleta y la bandera con tintes justicieros de algunos candidatos y precandidatos para promocionarse electoralmente. Mire usted, amigo lector; hay quienes encontraron en el delicado asunto del ex Fiscal la gran oportunidad para intentar llamar la atención de la ciudadanía; y no es que el asunto sea menor, es algo grave, ni duda cabe, pero en lo que principalmente debieran estar ocupados los alegres candidatos, hoy día, es en dar a conocer su proyecto de desarrollo y progreso para la entidad Cora. Así, vemos, por ejemplo, el interés del candidato de Movimiento Ciudadano, Raúl Mejía, por atizar el fuego contra el ex Fiscal General, una acción oportunista que a todas luces le permite estar en los reflectores que apuntan a la contienda electoral. En esta misma tesitura se muestra también el doctor Miguel Ángel Navarro Quintero, del Partido MORENA, que ha pedido al gobierno federal le revise a los candidatos de esta elección el origen de su patrimonio. También Antonio Echevarría García, del PAN-PRD no ha dejado de señalar los actos de corrupción; algo de lo que insisto, los nayaritas ya estamos más que enterados. Por su parte, don Manuel Cota, el abanderado del PRI, más coherente, aseguró que es importante presentar mecanismos de confianza como la declaración 3 de 3 para garantizar el combate a la corrupción. Claro que hay razones de sobra para machacar en los temas de la seguridad pública y la corrupción, los nayaritas exigimos transparencia en las investigaciones, y la certeza de que vamos a estar bien en un gobierno que debe cifrar sus fortalezas en los preceptos constitucionales y el eficiente actuar de las instituciones, pero no está de más pedirles a los candidatos que también se ocupen de entregar a la ciudadanía sus propuestas de trabajo respecto a lo que harán en beneficio de Nayarit, de ganar la elección. Que las instancias correspondientes se ocupen de la justicia, y que los candidatos trabajen para ofrecernos un mejor Nayarit. Al César lo que es del César.

De amores y desamores

Para algunas parejas de casados la vida no siempre acaba por pintárseles color de rosa, y tristemente luego de algún tiempo, por distintos motivos los amorosos dan por terminada una relación marital que auguraba una feliz convivencia. Estas son historias de todos los días en el país. Algo que los nayaritas tendríamos que ver con la frialdad que las cifras reflejan, digo, esto si no fuera porque en nuestra entidad los divorcios han ido aumentando de manera realmente alarmante. Mire usted, amigo lector; según las estadísticas oficiales en torno al tema, las demandas de divorcio han significado que de diez parejas, siete hayan finiquitado su relación conyugal. Los motivos desde luego que pueden ser, la incompatibilidad de caracteres, los problemas económicos, la agresividad de uno de los cónyuges, una enfermedad crónica o contagiosa, y hasta la impotencia sexual; pero no obstante esos pretextos para el divorcio, siempre está primero el gran amor que puede ser la razón de una unión eterna pese a las adversidades; siempre que no se presente el desamor, que simplemente cuando se muestra no hay manera de alguna solución, pues es tanto como querer unir los cientos de cristales de una copa de baccarát que un día se estrelló sin posibilidad de arreglo.

Lo triste de los divorcios es que en la mayoría de los casos existen daños que llegan a pegar en la autoestima de las personas, que también desestabilizan la economía de los afectados, y suelen surgir daños colaterales, sobre todo cuando hay hijos de por medio, quienes también resultan seriamente afectados con la separación de los padres. Luego vienen las obligaciones de las pensiones alimenticias, la repartición de bienes y tantas otras cuestiones que se vuelven una estira y afloja en la consumación de un divorcio. Ciertamente esta cifra dada a conocer es un aviso para que las instituciones públicas encargadas de los asuntos sociales presten atención y busquen la manera de crear mecanismos para incentivar la unión familiar, a fin de reducir los índices de divorcio que en nada ayudan a la consolidación del núcleo familiar, eje de las sociedades en el mundo.

Cuando el PAN llegó al poder para gobernar mal

Como cambian los tiempos, las circunstancias, la vida misma; hace 17 años que el ex presidente Vicente Fox y su partido el PAN triunfaron en las elecciones presidenciales. En aquel ya lejano año 2000, cuando don Vicente logró, según él, sacar de Los Pinos a las víboras y alimañas; con engaños convenció a toda una nación de que por fin llegaría un cambio real, entonces prometió meter a la cárcel a los políticos corruptos. Habló de una trasformación en el esquema gubernamental para convertir a México en un país progresista y productivo; habló y habló, sólo eso, porque su gobierno no trajo otra cosas que puros desaciertos, fanfarronerías, y el engrandecimiento de un partido panista que era soberbio, y muy poco imaginativo, tanto, que a la vieja estructura priista, al modelo institucional de los tricolores no le hicieron ningún cambio importante durante los doce años que estuvieron en el poder, el sexenio de Fox, y el funesto gobierno de Felipe Calderón.

Cuántas anécdotas no hay sobre la imprudente autoridad que doña Marta Sahagún ejercía para mantener a raya al cuerpo diplomático y a todos  los secretarios de Estado quienes ante cualquier problemática que debiera solucionarse en la Presidencia de la República, tenían necesariamente que pasar por la oficina de la señora Marta Sahagún, claro, con la sumisión del mandatario nacional que bien aprovechaba la inteligencia de la primera dama para subsanar su falta de capacidad de respuesta  a ciertos asuntos de la vida nacional. El 2000 fue un año que ilusionó a los mexicanos, el preludio de 12 largos años de inestabilidad política; terminó Fox y siguió Felipe, ahí a muchos compatriotas Dios no los agarró confesados, pues la guerra del gobierno contra el crimen en donde han muerto muchos miles de mexicanos aún no termina. Hasta pronto. Para comentarios mi correo robleslaopinion@hotmail.com