Dan comienzo los preparativos ante temporada de incendios forestales

Pedro Tello García delegado de la CONAFOR hizo entrega de equipo y herramientas, así como de material para controlar incendios al personal de las brigadas

Pedro Tello García delegado de la CONAFOR hizo entrega de equipo y herramientas, así como de material para controlar incendios al personal de las brigadas encargadas de los servicios forestales, que trabajarán en los municipios de Compostela, Huajicori, Ixtlán del Río, Jala, Del Nayar, Acaponeta, San Pedro Lagunillas, Santa María del Oro y La Yesca, dicha entrega se llevó a cabo de manera simbólica  en las instalaciones de la 13ª zona militar.

Publicidad

Ante la llegada de la primavera ya se comienza a preparar el personal especializado para dar inicio a la temporada que cuenta con mayor número de incendios, ya que es durante este periodo que se tiene el registro más elevado en el número de incidencias a causa de las altas temperaturas, así como lo confirmó Tello García.

Tan sólo durante el 2016  se vieron afectadas la cantidad de 4 mil 500 hectáreas de bosque, “el año pasado fue un tema muy complicado, nosotros registrábamos que era en la historia de incendios el que mayor número tuvimos, con una afectación que rebasó las 4,500 hectáreas”, dijo el delegado de CONAFOR.

Anticipó que este año apunta a ser aún más crítica la situación, ya que es debido al cambio climático y a la variación en las altas temperaturas registradas en la capital nayarita, que se tiene la sospecha que habrá un aumento en la cantidad de incendios.

Llamó a la sociedad a hacer conciencia durante sus visitas a los cerros y bosques del estado, ya que afirmó ésta también es una de las causas principales que da inicio a la propagación de las llamas.

“La conciencia del ciudadano es que cuando acuda  al bosque, cuando acuda a las parcelas que evite y tenga la seguridad que al momento de usar el fuego lo puedan apagar en su totalidad, y tener la seguridad que no queda ni si quiera una sola braza”, abundó.

De igual manera pidió a la sociedad recoger su basura, y ayudar a levantar vidrios rotos, o cualquier otro material o sustancia que pudiera ser inflamable, y sobre todo no arrojar colillas de cigarros entre la hojarasca seca de los árboles, ya que una vez afectada la naturaleza tarda en regenerarse.