Del prejuicio a la condena

Simples Deducciones

Esta semana nos convertimos en Dios para juzgar, linchar y condenar, la doble moral, el machismo y la misoginia prevaleció para señalar y destruir a Emma, mejor conocida ahora como “ladycoralina o #ladycuernos, la joven que ha vivido los 5 segundos más devastadores de toda su vida, ella, a quien la sociedad, ni su prometido le han perdonado que en su despedida de soltera se haya besado y abrazado con otro hombre.

publicidad
Publicidad

Emma no sólo sufrió la traición de “su amiga” quien la grabó sino también de todos los que la han señalado de libertina y quienes casi exigieron que su ahora, ex prometido la dejara sin matrimonio, ¿será la primera vez que una mujer próxima a casarse hace algo similar?, quizá no, pero antes no se publicaba ni se mencionaba y se casaban, sin problema alguno.

El señalamiento más increíble en este siglo y en estos tiempos donde se lucha por la igualdad de género es decir que, “amigo, ella ni valía la pena hasta ya casados se hubiera revolcado con otros” se leía en posteos dirigidos al novio, pero, ¿qué hubiera sucedido si la situación es a la inversa, que el exhibido hubiera sido el futuro marido, ella casi hubiera estado obligada a perdonarlo?, así son todos los hombres es una de las frases más trilladas.

¿Quiénes somos para juzgar?, señalar con índice de fuego y quemar a Emma en la hoguera de una moralidad que parece sacada de los años 20´s, ¿para esto sirven las redes sociales?, para destruir, hoy resulta que otra de las invitadas a la fiesta también es señalada de “livianita” por conductas inmorales hacia su reciente esposo.

En Nayarit, hace un año y medio no hubo un solo rincón del estado que no señalaran a Rosita de “facilita”, en las comidas familiares, en las plazas, en las calles, en las escuelas, el video donde el alcalde sanblasense Hilario Ramírez le levantó en dos ocasiones el vestido, frente a miles de personas en la localidad de Huaristemba, municipio de San Blas.

Las circunstancias son diferentes totalmente, pero la relación existe en el linchamiento que hubo a esta joven costeña por no haberle metido dos soberanas cachetadas a Layín y ponerlo “en su lugar”, había pláticas donde los hombres decían, “a la vieja le gustó, si hubiera sido mi hermana le tumba los dientes de un golpe”, así de fácil juzgaron, así de sencillo le pusieron una etiqueta y aunque parecía mucha la preocupación nada sucedió.

Las diputadas locales se crucificaron por Rosita, pero hasta hoy nadie ha ido a buscarla, a preguntarle cómo ha vivido en su pueblo después de ese escándalo, sí la siguen señalando, o al menos ninguna legisladora ha dicho que estuvo platicando con ella, la sanción al edil fue en privado por parte del congreso y nadie dijo nada.

La duda aún prevalece, ¿qué le dijeron al alcalde, le extendieron algún documento, lo conminaron a que no lo vuelva a hacer, qué?, ¿Rosita es feliz después de que fue exhibida, vive tranquila?, pero eso a nadie nos importa, porque todos somos los jueces que vemos la paja en el ojo ajeno y no en el nuestro.

Es cierto que las redes sociales han servido para mucho, han tumbado funcionarios en distintos estados y países, se han conocido los abusos de servidores públicos, los influyentes que borrachos o porque simplemente les da la gana amenazan, golpean, agraden, aquellos que abusan de su fuerza con los animales, eso es digno de aplaudirse, mas cuando las autoridades responden y aplican la ley.

Hoy todos podemos darnos por satisfechos, Emma no se casará, su reputación ha sido repartida en millones de posteos y de boca en boca, seguramente su autoestima está destruida, su familia lleva el peso de esos 5 segundos que les han cambiado la vida para siempre, el ex novio reaccionó como los verdaderos machos, la pregunta es, ¿y ahora, quién de nosotros seguimos?, ¿Quiénes tendremos en nuestras casas o en nosotros mismos a la siguiente ladycuernos? Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi página de Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo juanfechavez@gmail.com

Publicidad