Denuncian que «Layín» está repartiendo dinero en comunidades de El Nayar

Desde hace unos tres meses que el alcalde de San Blas, Hilario Ramírez, mejor conocido como “El amigo Layìn”, realiza presuntas campañas anticipadas a través de un grupo de indígenas en el municipio de El Nayar y en parte de la Yesca, a quienes dota de recursos para que realicen actividades de proselitismo político de manera independiente con miras las elecciones locales del 2017, denunció la diputada por el Partido del Trabajo (PT), Fidela Pereyra Zamora.

De hecho, refirió, los simpatizantes del Layin desde hace tres meses o más, andan en todas las comunidades del municipio de El Nayar en actividades de proselitismo. Mientras que la presión y las amenazas se registran el día de la jornada electoral bajo la consigna de que si no votan les quitarían lo que reciben de los programas sociales del gobierno, recordó.

Publicidad

Agregó que en su momento ha manifestado que no tienen que condicionar los programas sociales del gobierno a cambio del voto a favor del partido que esté en el poder, sobre todo porque son recursos que salen de los impuestos que paga el contribuyente. Recordó que en la comunidad de donde es originaria en el municipio de La Yesca, en el pasado proceso electoral no dejaron pasar a la gente a cumplir con su deber cívico e incluso se registraron levantones de ciudadanos que hasta otro día aparecieron una vez que votó toda su familia a favor del partido gobernante.

Incluso, señaló que la corrupción está en todas partes y una prueba de ello, es que en la elección de candidatos a cargos de elección popular por usos y costumbres, como en el caso del Distrito VI que se elige por este sistema tradicional, hoy se compra hasta a los gobernadores tradicionales desde hace unos cinco procesos electorales pasados.

Finalmente, Pereyra Zamora aseguró que es en el municipio de El Nayar donde andan más simpatizantes de Layín en abierta campaña en busca de ser candidatos a alcalde, a diputados y a regidores, y a quienes financia el alcalde samblasense con dinero contante y sonante que supuestamente reparten entre los indígenas.