Director del hospital civil de Tepic vende tazas por carencias en el nosocomio

En un hecho inédito, el director general del Hospital Civil de Tepic, el doctor Daniel Balderas Gurría, encabeza una campaña de venta de tazas para café con el fin de obtener fondos que le permitan subsanar las múltiples carencias que enfrenta esa institución pública de salud.

Y para ello, el médico, considerado como un profesionista preocupado por su labor, no ha escatimado en medios para hacer que su campaña penetre entre la población nayarita.

publicidad
Publicidad

Es por eso que el director del Hospital Civil de Tepic recurrió a diversos portales de Facebook, incluido el suyo, para publicitar en sus muros de manera gratuita la venta de las tazas.

Por ejemplo, en las páginas de Trueque y Mercado Libre Tepic, el doctor Balderas Gurría publicó fotos de una taza con las iniciales “HC” estilizadas y la leyenda “Hospital Civil de Tepic, Doctor Antonio González Guevara”, acompañada del siguiente mensaje:

“Si deseas ayudar al Hospital Civil, a la venta por $100, tu cooperación se aplicara en comprar insumos pues nunca es suficiente. En el auditorio del Hospital las puedes encontrar”.

La conducta ejemplar del galeno llamó la atención de propios y extraños y le fue reconocida por los trabajadores de la Secretaría de Salud.

Sin embargo, al parecer no a todos les gustó la idea del doctor Balderas de vender tazas para café para recaudar recursos para subsanar las graves carencias del Hospital Civil de Tepic.

Inexplicablemente todas las publicaciones del médico fueron eliminadas durante la mañana de ayer martes y sólo quedaron de recuerdo las capturas de pantalla que algunos trabajadores de la misma Secretaría de Salud compartieron.

Pero la conducta del doctor Balderas no para ahí: el pasado fin de semana, de manera valiente, publicó una denuncia en su muro de Facebook por el robo de una pieza indispensable para el funcionamiento de la maquina de anestesia de uno los cuatro quirófanos con que cuenta el Hospital Civil de Tepic.

“Después de mucho batallar para poder echar a andar los 4 quirófanos con sus máquinas de anestesia, tres días después nos roban el sensor de flujo que impide que la máquina funcione y por tanto el quirófano se tiene que cerrar. Es la segunda vez en poco tiempo. El aviso es para los administradores de hospitales privados, no compren esta pieza usada que seguro es nuestra. Es un crimen que daña a muchos de nuestros pacientes”, escribió.

 

Publicidad