El británico Sam Smith se lleva la noche con cuatro Grammy

El británico Sam Smith se embolsó cuatro gramófono dorados en la 57 entrega de los premios Grammy al Mejor Artista Nuevo, Álbum Vocal Pop (In The Lonely Hour), Mejor Canción del Año (Stay With Me) y Mejor Grabación del Año (In The Lonely Hour).

Tras la apertura de la 57 edición de los premios, desde el Stales Center de Los Ángeles, con el potente show de la banda australiana AC/DC, la cantante Taylor Swift, con un atrevido vestido, se encargó de presentar la primera categoría de la noche, al Mejor Artista Nuevo, y entregarle la estatuilla al exponente del éxito Stay With Me.

publicidad
Publicidad

Smith, de 22 años, disputó esta categoría con Iggy Azalea, Bastille, Brandy Clark y Haim.

Posterior al show de Arianna Grande, con Just A Little Bit Of Your Heart, y de Jessie J con Tom Jones, al tema You’ve Lost That Lovin’ Feeling, se entregó el galardón al Mejor Actuación de un Cantante Pop, que terminó en las manos de Pharrell Williams gracias a su hit global Happy, que también lo interpretó vestido de bellboy dentro de uno de los muchos números musicales de la velada.

La categoría de Álbum Vocal Pop se le concedió a Sam Smith por In The Lonely Hour para así sumar su segundo premio de la noche, que le entregó Barry Gibb, de los Bee Gees, y casi al final recibir su tercera estatuilla a la Mejor Canción del Año por Stay With Me, que según Tom Petty ha dicho que es un plagio de su tema I Won’t Back Down.

En su primera aparición de la noche Kanye West interpretó el tema Only One, que compuso con Paul McCartney, antes de volver a pisar el escenario con el ex beatle y Rihanna para cantar FourFiveSeconds.

Publicidad