El Camuflaje de la Mantis Flor

La Pseudocreobatra Wahlbergii posee un cuerpo provisto de excrecencias foliáceas que la asemejan a una bella flor de tonalidades púrpuras y son originarias del Sudeste Africano.

El particular camuflaje de la Mantis Flor se convierte en una letal trampa para los insectos de los que se alimenta, pues es realmente muy difícil identificarla cuando posa inmóvil a la espera de sus presas entre verdaderas flores.

publicidad
Publicidad

A pesar de que su tamaño es menor que su congénere occidental, (al igual que éstas, las hembras son de mayor tamaño que los machos) la ferocidad y voracidad es similar, cazando insectos mientras aún esta devorando otros. Todo esto lo hace con la finalidad de almacenar suficiente alimento.

El método de reproducción de esta especie es bastante interesante ya que según las observaciones científicas realizadas al respecto, la misma solo se produce una vez en una sola época del año, etapa en la cual las hembras desprenden feromonas que atraen a los machos que luego las fecundarán.

Al igual que la Mantis europea, la hembra de la Mantis Flor devora al macho que la ha fecundado y luego busca un lugar propicio para poner alrededor de 100 huevos, los que cubre con una especie de sustancia espumosa que los protege y ahuyenta a los depredadores cuando se seca. Suelen detectarse estos pequeños sacos colgando de las ramas de los árboles y plantas.

Publicidad