En Australia se ha propuesto un plan para permitir la tenencia de animales nativos como mascotas

Tener animales nativos como mascotas podría ser legal si se llega a realizar el plan del gobierno de New South Wales (NSW) que busca retirar los requisitos de licencia para tener aves, reptiles y algunos mamíferos y que propone en cambio enfocarse en educar a los dueños de mascotas. La idea ha sido criticada por diversos grupos que se declaran a favor de la protección de la fauna silvestre quienes afirman que ya deben lidiar con canguros enfermos a los que erróneamente se les da leche de vaca y petauros del azúcar a los que se les da fruta y pan y que, en consecuencia, mueren. Tales grupos argumentan que los animales nativos no debiesen pasar a ser “otra mercancía”.

La recomendación de disminuir las restricciones para tener animales autóctonos fue realizada por el Panel Independiente de Revisión a la Legislación sobre Biodiversidad, presidido por Neil Byron. El doctor Byron declaró que tiene 3 lagartos de lengua azul viviendo en su patio y que cree que “el gobierno no necesita entrometerse”.

Publicidad

Se ha propuesto un sistema en el que especies que no estén en riesgo y cuenten con una población silvestre abundante puedan ser tenidas como animales domésticos sin la necesidad de una licencia especial para ello. Esto, siempre y cuando el dueño demuestre que sabe cómo cuidarlos. “Los lagartos de lengua azul son la tercera mascota más popular en Estados Unidos. La principal regla es no alimentarlos con comida para gatos”, afirma Byron.

Tener animales nativos como mascotas podría ser legal si se llega a realizar el plan del gobierno de New South Wales (NSW) que busca retirar los requisitos de licencia para tener aves, reptiles y algunos mamíferos y que propone en cambio enfocarse en educar a los dueños de mascotas. La idea ha sido criticada por diversos grupos que se declaran a favor de la protección de la fauna silvestre quienes afirman que ya deben lidiar con canguros enfermos a los que erróneamente se les da leche de vaca y petauros del azúcar a los que se les da fruta y pan y que, en consecuencia, mueren. Tales grupos argumentan que los animales nativos no debiesen pasar a ser “otra mercancía”.

La recomendación de disminuir las restricciones para tener animales autóctonos fue realizada por el Panel Independiente de Revisión a la Legislación sobre Biodiversidad, presidido por Neil Byron. El doctor Byron declaró que tiene 3 lagartos de lengua azul viviendo en su patio y que cree que “el gobierno no necesita entrometerse”.

Se ha propuesto un sistema en el que especies que no estén en riesgo y cuenten con una población silvestre abundante puedan ser tenidas como animales domésticos sin la necesidad de una licencia especial para ello. Esto, siempre y cuando el dueño demuestre que sabe cómo cuidarlos. “Los lagartos de lengua azul son la tercera mascota más popular en Estados Unidos. La principal regla es no alimentarlos con comida para gatos”, afirma Byron.

La presidenta del Consejo de Vida Silvestre de NSW, Audrey Koosmen, afirmó que tienen graves preocupaciones respecto al plan ya que, como se mencionó más arriba, muchas personas no saben cómo alimentar a animales como los canguros y debido a esto los enferman gravemente. “Cuando finalmente sucumben a los efectos del estrés resultante, generalmente los abandonan o los mandan casi moribundos a grupos de rehabilitación”, agrega.

Koosmen afirmó que sólo unas pocas especies de animales nativos pueden adaptarse a la vida doméstica, principalmente algunas aves. Según ella, el capturar a estos animales privándolos de libertad y manteniéndolos cautivos de por vida es un acto de crueldad. Por su parte, RobBrewster de Australia Silvestre manifestó que los quoles, un tipo de marsupial, ya fueron legalizados en Victoria el año pasado y que esto puede ayudar a la especie que se encuentra en peligro.

Brewster argumenta que el quol de cola moteada o quol tigre, considerado extinto en el continente, es el perfecto sustituto para el gato doméstico. Tiene más o menos el mismo tamaño, pesa unos 1.3 Kgs y come insectos, larvas, pájaros y yerbas. “La mayoría de la gente trabaja de día. Los quoles duermen de día y despiertan cuando llegas a tu casa. Se quedan activos durante un par de horas y cerca de las 10 p.m. toman una siesta. Están muy sincronizados con el hombre moderno. Es una locura que en NSW puedas comprar gatos en las tiendas de mascotas –siendo que es el animal más destructivo en Australia– y que en cambio vayas a prisión si tienes un quol”, determinó Brewster.

Australia Silvestre, de la que Rob es miembro, manifiesta que se debiese permitir a la gente tener quoles bajo una licencia que los obligue a cuidarlos y mantenerlos a salvo como hizo el estado de Victoria el año pasado. Esta tenencia a pequeña escala podría ayudar a salvar la especie cuya población ha disminuido en Tasmania. La investigación de Brewster encontró numerosas menciones a los cuoles en diarios del siglo XIX en Australia. Se cree que la introducción del zorro condujo a la disminución de su población.

 

 

 

australia 2 australia 3 australia 4