Estados Unidos bombardea al Estado Islámico en Afganistán

Lanza la mayor de sus bombas no nucleares para atacar un sistema de túneles utilizados por combatientes del Estado Islámico en ese país

La Fuerza Aérea de Estados Unidos lanzó el pasado jueves en Afganistán la mayor de sus bombas no nucleares de su arsenal para atacar posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el este de esa nación, informó el Pentágono.

Publicidad

Esta es la primera vez que la bomba es utilizada, indicaron autoridades militares. Pesa nueve mil 525 kilos y  tiene  formalmente la denominación GBU-43/B, pero
es conocida por su acrónimo como MOAB o Masive Ordinance Air Blast Bomb (Bomba de Aire de Explosión Masiva), también llamada “la madre de todas las bombas”.

El vocero presidencial estadunidense, Sean Spicer, dijo que la bomba fue lanzada en la provincia de Nangarhar para atacar un sistema de túneles y cuevas utilizados por combatientes del EI.

“El blanco fue elegido para asegurar el máximo impacto contra el Estado Islámico, evitando víctimas civiles”, aseguró en Afganistán el capitán de  navío Bill Salvin.

El explosivo fue lanzado desde un avión militar MC-130 en la provincia de Nangarhar.

El presidente Trump dijo en conferencia de prensa que el problema con Corea del Norte “también será atendido”.

Reporta Afganistán 94 yihadistas muertos

Al menos 94 combatientes del Estado Islámico han muerto en el ataque que lanzó Estados Unidos contra un complejo de túneles y cuevas que los yihadistas tenían en Afganistán, reportaron autoridades afganas.

Este nuevo balance triplica el número de bajas reportadas inicialmente, tras la explosión de la bomba GBU-43/B.

Entre los fallecidos se encontrarían al menos cuatro altos mandos de la sección afgana del EI, según el portavoz de la Gobernación de Nangarhar, Ataulá Khogyani, quien ha confirmado la completa destrucción de la zona del impacto.

Tres túneles que los yihadistas empleaban como depósitos de armas y otros equipos que empleaban en la localidad afgana Achin (provincia de Nangarhar, en el este del país centroasiático) quedó completamente en ruinas.