Grupo México ha provocado 22 accidentes ambientales en 20 años

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tiene la capacidad legal de suspender las operaciones de Grupo México, advirtió el titular de la dependencia, Víctor Toledo, al destacar que a lo largo de 20 años la minera de Germán Larrea ha provocado 22 accidentes ambientales —14 de ellos en México—, que ya se investigan, por lo que pueden revocar los permisos a la empresa y castigar a funcionarios públicos coludidos.

“Este es el accidente número 22 de Grupo México. Desde 1998 han estado provocando accidentes no solamente en el país sino también en Perú, Estados Unidos y España (…) Estamos ante una situación especial de una firma industrial que ha tenido repetidamente 22 accidentes; no es para menos. Cuando una compañía o industria está con este currículum, con esta trayectoria, la Semarnat tiene la capacidad legal para suspenderla, claro que nos estamos enfrentado a una enorme empresa”, señaló.

publicidad
Publicidad

En conferencia de prensa, el funcionario dijo que la Semarnat realizará una “revisión cuidadosa” de los desastres ambientales provocados por Grupo México, que incluye el último derrame de 3 mil litros de ácido sulfúrico al mar de Cortés y el de 40 mil metros cúbicos del mismo tóxico al río Sonora hace cinco años.

En su oportunidad, la titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Blanca Mendoza, detalló que dicha empresa tiene hasta hoy para entregar información adicional respecto al derrame en Guaymas, mientras que Conagua alista la entrega de los estudios de los niveles de toxicidad del agua, por lo que se prevé que en un lapso de mes y medio la procuraduría emita la resolución de las sanciones a Grupo México, que van de los 20 mil a los 4 millones 200 mil pesos.

Asimismo, la funcionaria destacó que por la suma de los delitos ambientales cometidos, la autoridad del ramo puede revocar a la empresa la autorización de impacto ambiental y con ello el permiso para seguir operando.

A su vez, Julio Trujillo, subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental, destacó que el Código Penal también contempla castigos por daño ambiental.

Por separado, la Secretaría de Marina dio a conocer en un acta de verificación que tras realizar una visita ayer por la mañana en el Muelle de la Inspección Portuaria Integral de Guaymas, no se detectaron evidencias de daños ambientales, “con la debida reserva de los resultados de la autoridad ambiental”.

Además, informaron que el personal de la Cuarta Región Naval que acudió a atender el siniestro el pasado 9 de julio determinó “no activar el protocolo del Organismo Local de Contingencias, por la rápida respuesta en la aplicación de las medidas de emergencia de la empresa”.

Se observó que “no existen daños estructurales causados por corrosión de ácido o que evidencian derrames de esta sustancia química; además, no se percibieron manchas o restos de ácido sulfúrico dispersas o vertiéndose al mar o sus inmediaciones, y no se detectaron daños ambientales alrededor, ni en el punto del incidente, tales como fauna y flora marina dañada o muerta”.

AUSENCIA DE INFORMACIÓN

El diputado local del Partido Encuentro Social, Carlos Navarrete Aguirre, pidió la suspensión de operaciones de la empresa Mexicana del Cobre, subsidiaria del Grupo México, en Guaymas, Sonora, hasta que la Profepa determine si el derrame de 3 mil litros de ácido sulfúrico al mar de Cortés afectó el ecosistema de la zona.

En tanto, en representación de las cooperativas y pescadores ribereños, Mireya Rodríguez, urgió a las autoridades que den a conocer los resultados de las investigaciones sobre el derrame, puesto que la ausencia de información ha dañado las actividades de los comercializadores y pescadores de la Bahía de Bacochibampo.

Asimismo, el director general de Administración Portuaria Integral de Guaymas, Abraham Larios Velázquez, dijo que ninguna empresa goza de influyentísimo o impunidad y aclaró que Mexicana del Cobre puede ser sancionada, incluso con el retiro del contrato de cesión para operar dentro del muelle fiscal de Guaymas, si así lo determine los estudios federales.

Durante un recorrido por el puerto de maniobras de Grupo México, donde ocurrió el derrame, el presidente la Comisión de Medio Ambiente y Ecología del Congreso estatal, Navarrete Aguirre, señaló que “no es posible que una empresa siga en funciones a pesar de este tipo de acciones que han puesto en peligro a la región con mayor biodiversidad del país”.

Aseguró que las instalaciones en Guaymas de Mexicana del Cobre, filial del gigante minero, se encuentran en estado deplorable y representan un grave peligro para la poblacional porteña y la fauna en la zona de la Bahía de Guaymas.

“Aquí nosotros estamos inhalando, si tú lo sientes en la nariz, yo lo siento, hay un ardor en nuestra nariz, señales de que hay ácido flotando en el medio ambiente”, expresó.

Por esta razón, el diputado por la región de Cananea e integrante del comité nacional del sindicato minero, exigió al gobierno federal que despoje a Grupo México de las concesiones para la operación de las minas ubicadas en territorio sonorense.

El dirigente del sindicato minero Napoleón Gómez Urrutia consideró que se deben cancelar o suspender las concesiones de Grupo México o Grupo Peñoles que han incurrido en violaciones a la ley y abusos frecuentes como los derrames de químicos que contaminan y podrían llevar a catástrofes ambientales irreversibles.

“La cancelación de concesiones es una opción. Cero tolerancia a las empresas que pongan en riesgo la vida y la salud de las personas y cero tolerancia en el caso de las empresas que contaminen y dañen el medio ambiente”.

MÁS CASOS

Debido a los graves daños ambientales y a la salud que ha provocado la operación de la presa Endhó, en el Valle del Mezquital, Hidalgo, desde hace 46 años, la Semarnat emitió una declaratoria de restauración ecológica en las comunidades ribereñas de la esclusa que recibe las aguas negras de Ciudad de México, y donde también se combina la presencia de cuatro cementeras y la refinería de Pemex que generan altas concentraciones de mercurio, arsénico, plomo, bario y de fenoles.

“El resultado es que tenemos innumerables enfermedades y problemas de salud que hacen de esta región una zona prácticamente inhabitable en el sentido de una vida digna”, sostuvo Víctor Toledo, quien explicó que no se cuenta con la estrategia para restaurar el sitio, ya que después de la declaratoria viene el análisis en coordinación con el gobierno de Hidalgo, la Secretaría de Salud y con las entidades correspondientes”.

Y ADEMÁS DESCARTA DAÑOS AL ECOSISTEMA

Grupo México rechazó que el derrame de 3 mil litros de ácido sulfúrico en la Bahía de Guaymas, Sonora, provoque afectaciones al ecosistema debido al “poco volumen” que se vertió y al PH del mar que neutraliza cualquier sustancia.

“Por la cantidad y la calidad (de la sustancia) resulta absolutamente inocua. Ni siquiera es posible que se pueda afectar a algunas especies porque es muy poco el volumen que se derramó. No tiene, en absoluto, el menor daño”, refirió la minera citando al químico Luis Manuel Guerra, Premio al Mérito Ecológico 2009.

La firma dijo que al entrar en contacto con una solución alcalina, como el mar, el ácido sulfúrico se neutraliza de inmediato, por lo que “es imposible” que tres metros cúbicos de este compuesto genere reacciones a la flora, fauna o afectaciones al ecosistema.

En su defensa también recuperó un tuit de Fedro Carlos Guillén, doctor en Ciencias por la UNAM, en el que recordó que hace 26 años en Lázaro Cárdenas, Michoacán, encalló un buque que derramó 20 mil toneladas de ácido sulfúrico “y no pasó nada, porque se diluye”.

Con información de: Jannet López Ponce.

Publicidad