Gustavo Ayón, de “vago” de Zapotán, Nayarit, a la NBA

Entre montañas, resguardado por cañaverales y milpas se encuentra el pueblo de Zapotán, municipio de Compostela, en donde el sonido del viento y la tranquilidad eran trastocados por el niño Gustavo Ayón, conocido ahí como “el vago”, por decirle travieso, y que llegó a las grandes ligas del basquetbol en Estados Unidos y España.

El Premio Nacional del Deporte 2015, por su trayectoria en el basquetbol y su calidez humana, a sus 30 años, es reconocido e hijo predilecto de su tierra natal, donde también es ejemplo de superación para adultos, jóvenes y niños; a él le han dedicado corridos, festejos y es pretexto para hablar siempre de basquetbol.
Gustavo Ayón Aguirre nació el 1 de abril de 1985, en Zapotán de las Jícaras, como se le conoció al lugar, y el gusto por el basquetbol fue iniciado por sus padres, Carlos Gustavo Ayón Peña y María Edelmira Aguirre, quienes practicaban el deporte e inculcaron en sus cuatro hijos, la disciplina.
Sobre ello habló para Notimex, su madre, quien destacó que “su papá jugaba basquetbol, se usaba en aquellos años, (en la infancia de Gustavo), que de un pueblo a otro iban equipos a (jugar) a Carrillo Puerto, al Conde, Mazatán, a pueblitos, a Compostela, y se le pegaban ellos, y me le pegaba yo; yo jugué también, no como ellos, pero cuando estaba yo en la normal”, contó.
En el pueblo, la figura del Titán de Nayarit es de alegría y orgullo; los jóvenes lo esperan para recibir lecciones de basquetbol y convivir con él, mientras que los niños, quienes juegan a ser súper héroes, han incluido al deportista como parte de su imaginario.
El lugar apenas rebasa los mil habitantes, y pocos son los que salen al paso; esa quietud se combina con el rumor del viento en las hojas de los árboles, con el sonido de los animales, el de las actividades diarias de gente del campo, y uno que otro vehículo que de repente pasa.
Los padres de Gustavo, y algunos de sus conocidos, señalaron que la tranquilidad del lugar contrastaba con la inquietante actitud del niño Ayón, el que vivió en el pueblo, a quien todos calificaron con el regionalismo de “vago” que es como decir travieso.
Doña María Edelmira recordó que “era muy vago, cada vez que viene recuerda algo que le pasó cuando era chico; mi casa no tenía bardeo y hacia abajo había un terreno con ganado; él andaba de vago y cayó al corral, la vaca se le vino encima, y yo alcancé a agarrarlo de los cabellos y lo brinqué para este lado, eso recuerda siempre, que lo salvé de que la vaca lo cornara” dijo.
Don Carlos, su padre, también comisario ejidal de Zapotán, dijo que en el pueblo las personas han tomado como ejemplo a su hijo porque ha sobresalido en el deporte, pero además ha puesto en alto el nombre del lugar y de México.
“Aquí casi no vienen turistas, pero por el nombre de Gustavo se han logrado algunas cosas como el drenaje de la comunidad y la rehabilitación de la plaza principal, y pues las personas se sienten orgullosos de saber que es de aquí, los muchachos quieren jugar basquetbol y los niños se visten de súper héroes, pero también dicen que quieren ser como Gustavo” aseguró.
La plaza principal es presidida por un kiosco de dos pisos, y un monumento que representa a un tractor, como símbolo de la actividad agrícola del lugar; hay palmeras y una cancha de basquetbol, que dice el comisario, sustituyó a la primera que tuvo el pueblo, en el cerro.
El jugador no es el único “Titán” famoso de Zapotán, ahí existe una leyenda popular que refiere a una especie de todopoderoso de la cultura tecoxin, Tata Marmaya que habitó la región durante la conquista española, y que se sabe, se distinguió por su gran estatura.
En un artículo periodístico, el historiador Rodolfo Medina Gutiérrez, mencionó que Marmaya, por su gran tamaño, era custodio del sitio, mantenía alejados a los enemigos de tribus vecinas, y a los españoles.
Detalló que como parte de la evidencia de que los gigantes existían ahí, hay ahí una parcela, una piedra de grandes dimensiones, que semejaba a un metate que aparentemente pertenecía a Lucía, la consorte de Marmaya.
El monolito fue trasladado, según la reseña de Medina, al cerro conocido como El Metate, donde solamente permanece una parte, y sirve de abrevadero para el ganado.
A propósito de leyendas, el recién nombrado Premio Nacional del Deporte 2015 ha sido inspiración no sólo para que las personas se superen, si no dar nombre espacios comunes de la localidad, como una tienda, de las pocas que existen, que en honor a la actividad de Gustavo, fue nombrada NBA, las siglas de la National BasketballAssociation.
Sobre ello, Hugo Suárez, dueño de la NBA de Zapotán, contó que “lo conozco desde la niñez, era muy vago, y ha sobresalido, es sencillo como cualquier joven de rancho, ahora es reconocido e internacional; es un orgullo que haya sobresalido y por eso le puse así a mi tienda”.
El paso de Ayón por la NBA ocurrió desde el 2011 al 2014, cuando formó parte de los Hornets de Nueva Orleans, del Orlando Magic, de los Bucks de Milwaukee y de los Hawks de Atlanta.
Para todos, el mayor logro es que el nombre de su tierra apareciera en los principales medios de comunicación del mundo, y que un joven exitoso, que cada vez que no tiene torneos, regrese a su tierra.
“En el pueblo hay más deporte, y cuando viene de vacaciones, los niños quieren jugar con él, hace torneos, y enseña cosas, se van a hacer también unas obras”, dijo Hugo Suárez.
A partir del ejemplo que ha impuesto el deportista, las mujeres del pueblo, algunas madres jóvenes, se han interesado por conformar equipos y se dan espacio dentro de sus labores, para jugar, así lo dio a conocer Liritzi Delgadillo Hernández, quien dijo, jugó en la infancia en equipos con Gustavo, y luego se convirtió en su alumna.
“Con él, jugábamos básquet, nos gustaba cómo nos entrenaba junto con su hermano Juan, además no conseguía los trajes (uniformes) organizaba y organiza cuando viene, los campeonatos y nos llevaba a los lugares para jugar; era buen entrenador y para nosotros es lo máximo” destacó la mujer de 30 años.
La cancha donde jugó Ayón en sus primeros años, es una explanada pequeña con dos tableros, que se ubica en las faldas de lo que ahora es el lienzo charro; el sitio fue abandonado por muchos años, hasta que un grupo de mujeres la rescató, aseguró Liritzi.
“La cancha estaba reventada, entre todas nos pusimos a machetearla, a limpiar, para jugar fut y basquetbol; vinimos cinco señoras a trabajar, pero ya se nos fue una, así que nada más venimos cuatro, y jugamos de a dos”, dijo.
El basquetbol ha sido una actividad común en Zapotán, actualmente se organizan retas por diversión, y en su momento, el buen juego del ala-pivot del Real Madrid fue motivo de disputas entre los equipos locales, quienes buscaban que él fuera parte de su equipo.
Así lo recordó Marco Antonio González Guzmán, otro poblador que jugaba en equipos contrarios a los del Titán.
“Él siempre jugó en buenos equipos, aquí se lo peleaban todo el tiempo, pero los equipos malones ni soñábamos tenerlo, no le hacíamos competencia pero se veía que tenía buen juego y aunque eran de diversión, ya se veía que él iba a llegar lejos; ahora hasta le hicieron un corrido, una banda que se deshizo ya, pero a Ayón le gusta oírlo” indicó.
Don Carlos Gustavo refirió que cada oportunidad que tiene, su hijo vuelve a Zapotán y la vida sigue igual como cuando él vivía ahí, trabaja en el campo junto con su familia, y mantiene contacto estrecho con sus paisanos.
“Le gusta estar aquí, hace eventos en la cancha de basquetbol, se viene a trabajar aquí con nosotros al campo, y no sea vuelto alzado, al contrario; él trazó una meta y se decidió por el deporte, nosotros le insistimos que hiciera una carrera, pero nunca les he impuesto nada, lo que ellos hicieran estaba bien”, expresó.
El que su hijo sea ganador de premios es orgullo para el hombre que asegura que en la comunidad no se han generado incomodidades o envidias por el éxito del basquetbolista; incluso, señala que ellos mantienen su actividad como siempre.
“Nosotros aquí seguimos y con eso estamos bien, nos dedicamos al campo, a sembrar, a cuidar vacas, a eso nos dedicamos, no sabemos hacer otra cosa”, sostuvo.
También doña Edelmira refirió que uno de los principales consejos que da a su crío es que mantenga su sencillez y valores.
“Siempre le digo que ponga sus pies en la tierra, nada que para arriba, porque esto se acaba, nada es eterno; es lo que siempre le decimos su papá y yo. Y a la mejor su forma de ser lo ha ayudado a ser esa persona sencilla que siempre ha sido”, concluyó.
El pueblo de Zapotán tiene poco más de 300 viviendas y en promedio existen 524 hombres y 499 mujeres; el acceso desde la cabecera municipal de Compostela, pasando por Carrillo Puerto, es de aproximadamente 20 minutos, por vías de comunicación en buen estado.
El olor del campo y las vistosas flores cañas advierten del recibimiento cálido que cualquier visitante puede tener entre los pobladores que se reúnen en la Comisaría Ejidal, en las puertas de las casas, o caminando por las calles, que aún arrastran el polvo, en la tierra que vio nacer al Titán de Nayarit, Gustavo Ayón.

Publicidad

Más noticias

Ayón llega a principio de acuerdo con Real Madrid

El conjunto blanco de basquetbol seguirá contando con los servicios del mexicano en la próxima temporada

El basquetbolista mexicano, Gustavo Ayón, ya tiene un principio de acuerdo con el Real Madrid para renovar su contrato y seguir perteneciendo a las filas del conjunto merengue.

Publicidad

De acuerdo a información del diario AS de España, el Titán se convertirá en uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, a la cual pertenecería por los próximos tres años.

Gracias a las grandes actuaciones que ha tenido Ayón con los merengues, el mexicano recibió ofertas de otros equipos, pero decidió quedarse pues el Madrid le ofreció un aumento en el salario que recibió en sus primeras dos campañas.

Además del pibote azteca, también renovarán Maciulis, Nocioni y Thompkins, para mantener la base que los llevó a conquistar el bicampeonato de la Liga española.

Dan paso com autoridad

Nuevos miembros

Se va al Mundial

Ayón y el Real empatan

Derrotaron al Barcelona en la Liga ACB de Espala en el Baloncesto

El Madrid sabía que un 2-0 adverso en una final no lo había remontado nadie y el Barcelona, aunque parecía que también tenía conocimiento de ello, salió más con la intensidad propia de un partido de la Liga regular que el de una final por el título de la Liga ACB.

Publicidad

Así se entiende que los visitantes empataran la serie sin ir en ningún momento por detrás en el luminoso y que los jugadores se saludaran 15 segundos antes de la conclusión. El conjunto madridista, que era el que más se jugaba, empezó sin dar concesiones. Esta vez con Carroll, el mejor en el primer partido, en el quinteto titular. En apenas tres minutos, dominaba 2-11, con una única canasta de Tomic como un oasis en el desierto.

Xavi Pascual se vio obligado a pedir su primer tiempo muerto. Tomic parecía el más enchufado de sus jugadores en ataque. Pero todo lo que metía en el aro rival eran concesiones defensivas después que aprovechaba Thompkins, el máximo anotador blanco en el cuarto inicial.

Pablo Laso penalizó el estado irregular de forma de Sergio Rodríguez dejándole en el banquillo hasta el minuto 8. Llull, que sí estaba, daba una renta a los visitantes de 11-28 gracias a tres triples.

La intensidad de Ayón, ese jugador que un día descartó el Barça, contagiaba a sus compañeros y ayudaba a penalizar con error los lazamientos cerca de su aro. Volvió a salir Rudy al parquet y volvieron los pitos al Palau. Nunca le perdonarán su fichaje por el conjunto de la capital.

Arroyo, que no jugó nada en el primer partido, apareció esta vez en escena porque Satoransky andaba tocado y no era cuestión de poner a Navarro de base, algo que Pascual hizo el miércoles.

El Madrid ganaba en la pizarra de las rotaciones. Los locales estaban lejos de estar acertados en el tiro, facilitando la defensa madridista. El Barça, centenario en puntos en el primer partido, se quedaba en 12 puntos tras 10 minutos. Pascual necesitaba aire fresco y por eso también recurrió a Lawal, inédito en la serie.

En pista también estaba Vezenkov.A Lawal le sustituyó rápidamente Samuels porque no está en ritmo de competición. Reyes, eterno capitán blanco, aportaba desde la ‘pintura’ con rebotes que sólo él puede capturar. Seis puntos consecutivos del pívot y un triple de Sergio dieron otra máxima ventaja: 16 a 37.Se escuchaban ligeros silbidos en la grada. La reacción azulgrana, con 11 puntos consecutivos, no se hizo esperar. Contribuía Maciulis, que fallaba todo lo que le venía a la mano.

Laso pidió su segundo tiempo muerto.Doellman y Ribas, que no habían estado hasta entonces, eran los líderes ofensivos que personifican la remontada. La sangría la cortó Llull y la secundó Ayón,

con una entrada a canasta que dejó retratado a Tomic. De los 21 puntos al incio del segundo cuarto, los barcelonistas bajaron a 12 al descanso. El Barça, como siempre, echaba en falta las canastas de Navarro, con el casillero en blanco.

Sus primeros puntos llegaron en el minuto 23.Los locales bajaron de la barrera psicológica de los 10 puntos con un parcial de nueve a cero: 43-49 Fue con un triple desde su casa de Navarro, que ya estaba en su salsa. Sólo así despertó un aletargado Palau, que no había tenido muchas razones para desatarse.

Pero el gigantesco Ayón, cada vez más decisivo y definitivo con el transcurrir del partido, no estaba dispuesto a perder. Perperoglou puso a los suyos a cinco puntos 52-57. Contestó rápidamente Llull.Satoransky, algo que ya pasó en el primer partido, parecía asfixiado ante las penetraciones de los bases visitantes. El Madrid, ante el cansanco local, volvió a apretar el acelerador en el marcador: 52-66 minuto 29.

Cada vez que Pascual daba descanso a Samuels, Ayón montaba su tienda de campaña debajo del aro. Al último periodo se llegaba con 58-66, gracias a dos penetraciones consecutivas de Satoransky. El checo ha sacado a relucir su mejor baloncesto en los ‘playoffs’ por el título.El Madrid temblaba ante la posibilidad de otro final igualado. No lo hubo porque Ayón no quiso.

Hizo más él que todos los hombres altos del Barcelona juntos. A falta de seis minutos, los visitantes disfrutaban de un margen de 19 puntos: 59-78.Los azulgranas habían sumado 1 punto en cuatro minutos. Con un tanteo de 65-86, el Palau se vació y el resto empezó a increparles. Laso tuvo el detalle de dar la alternativa a Doncic en una final. Y lo aprovechó con sus dos primeros puntos gracias a un palmeo.

Gustavo Ayón exige a LNBP cumplir con pagos a jugadores

El basquetbolista mostró su indignación ante las injusticias que comete la Liga Nacional de Baloncesto Profesional

Gustavo Ayón, seleccionado mexicano de basquetbol, expresó su indignación por la falta de pagos hacia algunos de sus compañeros por parte de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP).
A través de sus redes sociales, el jugador del Real Madrid pidió a las autoridades correspondientes que tomen las medidas necesarias para que los equipos de Veracruz y Xalapa cumplan con sus obligaciones.
“La situación de omisión de pagos y riesgo de sanción que están viviendo algunos de mis compañeros (…) es totalmente indignante. La LNBP y los equipos de Halcones Rojos Veracruz y Halcones Xalapa han abusado de su condición y de la buena voluntad de los jugadores.
“La LNBP se desentiende de este tema en su totalidad cuando de apoyar a los jugadores se trata (…). Gracias a los medios de comunicación se dieron a conocer estas anomalías, pero los directivos de la LNBP guardaron silencio, siendo únicamente Conade, a través de Alfredo Castillo, quien nos respaldó en todo momento, tanto económica como anímicamente”, reveló Ayón.
El capitán del Tri de basquetbol recalcó su molestia, pues sus compañeros tratan de resistir con tal de hacer que el baloncesto vuelva a brillar en nuestro país.
“Estoy cansado de que se abuse de mis compañeros, quienes además son amenazados de ser castigados si externan su malestar ante estas injusticias. Pido a las autoridades que intervengan y obliguen a la LNBP y a los equipos, Halcones Xalapa y Halcones Rojos Veracruz, a que cumplan con sus obligaciones”, indicó.
Además, Ayón publicó los nombres de los jugadores a quienes se les debe su sueldo, entre los cuales se encuentran Paul Stoll, Orlando Méndez, Pedro Meza y Francisco Cruz.

Publicidad

He recibido muchas críticas por salirme de la NBA, reveló Ayón

Apenas un par de días después de que el Real Madrid, su actual equipo, derrotara al Barcelona en la final de la Copa del Rey

Cada cierto tiempo, el mexicano Gustavo Ayón, seleccionado nacional en el Mundial de Basquetbol FIBA 2014, ha ido encontrando pruebas de primer orden. Sucede desde que, en 2003, partió de Nayarit para buscar oportunidades de juego en la Universidad Popular Autónoma de Puebla. “Fue la primera vez que vi llorar a mi padre”, comparte vía telefónica desde España, apenas un par de días después de que el Real Madrid, su actual equipo, derrotara al Barcelona en la final de la Copa del Rey.

Publicidad

“Mi madre era la profesora en la primaria del pueblo (Zapotán). Mi padre, en cambio, se dedicaba a las labores del campo: tenía vacas, gallinas y algunos otros animales. Sembraba lo que hubiera en época de lluvia. Hasta mis 17 años estuve viviendo con ellos y trataba de ayudar con lo que se pudiera”, continúa.

De ahí que los títulos, los reconocimientos y la oportunidad de jugar con los mejores basquetbolistas del mundo en la NBA, así haya sido por un corto tiempo, adquieran un valor por encima de cualquier circunstancia.

“Nunca me había tocado jugar en la Copa del Rey y creeme que lo disfruté desde el primer día. La semifinal se nos complicó un poco contra Joventut y la final ante el Barça, ni se diga.

“Sin embargo, todo ha sido más difícil que antes. He recibido muchas críticas, tanto de la prensa como de los aficionados por lo mismo de venir de la NBA. Pero lejos de picarme el orgullo, como se dice en México, yo sé cómo funciona mi juego, cómo debo de trabajar y las razones por las que estoy aquí. Por eso no me preocupan”, agrega.

Ayón llegó al Real Madrid tras formar parte de los Halcones de Atlanta, con promedios de 4.3 puntos por partido y 4.8 rebotes. Antes el mexicano pasó por los Bucks de Milwaukee (2013), el Orlando Magic (2012) y los Hornets de Nueva Orleans (2011), con los que obtuvo sus mejores números: en 54 juegos, consiguió una media de 5.9 puntos y 4.9 rebotes.

“Cuando recién llegué a España, hace cinco años, me gritaban de todo en el pabellón del Fuenlabrada. Después las cosas cambiaron. Todo es cuestión de paciencia. Hay una frase que siempre ha estado en mi vida: ‘Quien lucha sin descanso, al final del camino triunfa’. Estoy convencido de que sólo así se está más cerca del éxito”, explica.

Con el Fuenlabrada, el Titán (apodo que surgió curiosamente de una nota periodística en 2007, cuando jugaba para los Halcones de Xalapa), fue reconocido con el premio Jugador Revelación de la ACB antes de dar el salto a la NBA.

“A diferencia de ese tiempo, la adaptación en el Madrid me ha costado más, porque estuve siete meses fuera por la lesión del hombro. Trabajé mucho para recuperarme y jugar al 100 por ciento en el Mundial de España, pero después físicamente tuve un bajón muy fuerte. Ahora, mentalmente, estoy más tranquilo. Me siento orgulloso de haber tenido el valor de dejar la NBA para venir aquí”, comenta.

Para terminar, Ayón se acerca al tema de la Selección Mexicana de basquetbol. En principio analiza la participación que tuvieron sus compañeros en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, eliminados en la primera ronda, y luego pasa al tema de su futuro.

“Me dan un poquito de pena los resultados. Yo espero que en el futuro se vuelvan a conseguir victorias como en los últimos tres años, porque sólo así seguiremos creciendo.

“El valor que se la da a la selección no es el correcto, pero es lo que hay. Las autoridades son las que toman las decisiones y no podemos hacer nada, por más que busquemos que las cosas cambien. Por ahora tengo la mente en el Madrid, no sé si regresaré como seleccionado”.