Implementan operativo de alcoholímetro en Tepic

Debido al aumento en el registro de accidentes que se ha decidido poner mayor énfasis en la prueba de alcoholímetro a los chóferes que manejan bajo estado de ebriedad

Con el fin de disminuir los accidentes provocados a causa de la ingesta de alcohol en la ciudad de Tepic, José Walter Enciso Saavedra, a través de la Dirección General de Seguridad Pública y Vialidad ha activado el proyecto ‘Cero Tolerancia’, que a su vez ha puesto en marcha el operativo del alcoholímetro en las calles de la capital, así como otras medidas precautorias.

publicidad
Publicidad

El director de Seguridad Publica y Vial explicó que el proyecto ‘Cero Tolerancia’ lleva funcionando alrededor de año y medio, pero es debido al aumento en el registro de accidentes que se ha decidido poner mayor énfasis en la prueba de alcoholímetro a los chóferes que manejan bajo estado de ebriedad, con el fin de crear conciencia y prevención.

José Enciso se ha encargado de asistir en los operativos para inspeccionar de manera personal y evitar que los agentes que realizan este procedimiento caigan en actos de corrupción, como la famosa “mordida”.

Explicó que también se revisa que los choferes de automóviles lleven puesto el cinturón de seguridad, así como los motociclistas porten casco, del mismo modo informó que para evitar la evasión de la ciudadanía que ha formado grupos en las redes sociales, en dónde se avisa sobre los puntos de los filtros y retenes de seguridad, no se cuenta con puntos establecidos permanentemente, sino que se mantienen con los llamados “rondines” al rededor de toda la capital y durante diversas horas del día hasta de madrugada para captar a quienes manejan bajo los influjos del alcohol.

Las infracciones dentro del nuevo reglamento de tránsito y movilidad van desde doscientos hasta los 7 mil pesos, dependiendo la gravedad de la falta en que se haya incurrido, por ejemplo, estacionarse en línea amarilla amerita una sanción de 500 pesos, y manejar en un estado que presente los efectos de haber consumido algún enervante o bebida embriagante puede llegar a costar 7 mil pesos.

Publicidad