Impuesto a bebidas azucaradas redujo su consumo: Peña Nieto

Entre enero de 2014 y abril de 2016 la venta de refrescos tuvo una caída acumulada de 0.8%, dijo el Presidente como parte de las preguntas parlamentarias de la Cámara de Diputados

El impuesto de un peso a las bebidas azucaradas inhibió el consumo de refresco y aumentó el consumo de agua embotellada; sin embargo, el principal impacto del gravamen se notará a mediano y largo plazo, cuando se ajusten los patrones de consumo de los mexicanos, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto.

publicidad
Publicidad

Peña Nieto contestó así a las preguntas parlamentarias de la Cámara de Diputados por el Cuarto Informe de Gobierno. Precisó que en los años previos a la Reforma Hacendaria, el índice de ventas de refrescos tuvo un crecimiento acumulado de 1.8 por ciento, mientras que entre enero de 2014 y abril de 2016 tuvo una caída acumulada de 0.8 por ciento.

Mientras que las ventas de agua embotellada antes de esta reforma tuvieron un crecimiento acumulado de 3.9 por ciento, lo que “contrasta notoriamente” con el repunte de 25.3 por ciento posterior al establecimiento del impuesto.

Además, refirió, un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte revela que el impuesto causó una reducción de 6% en el consumo de las bebidas sujetas al IEPS y un aumento de 4% en el de agua purificada.

“Así, el impuesto redujo el consumo de bebidas saborizadas en relación a lo que hubiese ocurrido en ausencia del impuesto. Es incorrecto el argumento de que un incremento anual en las ventas es evidencia de que el impuesto no funcionó, las ventas serían mayores si el impuesto no existiera”, destacó.

“Sin embargo, el principal impacto del impuesto se dará en el mediano y largo plazos, una vez que las familias del país hayan tenido tiempo de ajustar sus patrones de consumo. Por lo tanto, antes de realizar una evaluación más completa es necesario esperar a contar con más evidencia”, concretó.

Publicidad