La consigna: ¡Ganar!

Visor Nayarita

En el último tramo de la elección federal del 2018, y dada la efervescencia política, natural en estos casos, seremos testigos, de denuncias, ataques y denostaciones personales en el peor de los casos, como el ataque verbal que José Ramón Beltrán (hijo de López Obrador) le espetó a Ricardo Anaya llamándolo “cerdo, vas a perder”, y en la consecución de acuerdos en el mejor; saldrán a relucir los demonios y los fantasmas del pasado, que minarán los deseos e ímpetus de quienes por ahora se sienten a un paso de alcanzar la primera magistratura del país. Por otro lado la  “encuestitis” verá sus días de esplendor.

publicidad
Publicidad

Andrés Manuel López Obrador, el dueño de Morena quien sin ningún escrúpulo dio entrada a todo tipo de personajes, incluyendo a sus enemigos y contrincantes cuyo pasado son de corrupción y tropelías, propone cortar los privilegios, fortalecer el mercado interno, no aumentar impuestos ni gasolina y la revisión de contratos, fortalecer el mercado interno y mantener el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. No aumentar impuestos, ni aumentar el precio de la gasolina, apoyo a los adultos y jóvenes, atender la política de ingreso, educación de calidad; manifiesta estar en contra de la reforma educativa porque dice no resuelve nada y tiene orientación neoliberal y que humilla a los maestros a quienes los culpan del atraso de la reforma educativa, propone fortalecer el plan de becas para científicos e investigadores. Y en un arranque de autosuficiencia anunció a personas de su “futuro” gabinete –según sus palabras-, que se encargarán de la educación del país. Propone  plantar un millón de árboles y atender en este rubro al sureste mexicano y habilitar las refinerías e hidroeléctricas. A las preguntas de dónde saldrían los recursos para el cumplimiento de estas propuestas, fiel a su costumbre respondía: “si acabamos con la corrupción”. Todo apunta que como las pasadas dos elecciones federales, ésta sería su tercera derrota.

Jaime Rodríguez, “El Bronco”, propone impulsar el crecimiento del país, sacando a los “flojos” del gobierno, bajar el IVA para aplicarlos a programas sociales, el gobernador con licencia de Nuevo León, está en contra del asistencialismo que según sus palabras causa un deterioro de  2 mil millones de pesos a las arcas públicas, se pronuncia por potenciar la libre empresa y a los emprendedores. Expresó que hay que regresarles el poder a los maestros, más no al sindicato. Propone que los padres de familia se involucren más en la educación de sus hijos, está a favor de la educación a distancia aprovechando la tecnología, de acordar con las universidades privadas para subsidiar a los estudiantes del nivel técnico superior, mayor participación de la iniciativa privada. Involucrar a hospitales privados porque es importante ser atendido, cuadriplicar el apoyo a médicos. Trabajar en el proteccionismo, generar equilibrio entre el ecoturismo culturizar a la gente respecto al ambiente. Le apuesta a la energía eléctrica y no a las refinerías. El regiomontano se mostró seguro, llamando a los ciudadanos a votar por él, a pesar de la enorme distancia que lo separa de su objetivo.

Por su parte el candidato ciudadano José Antonio Meade, propuso cerrar brechas entre el hombre y la mujer otorgando becas para las mujeres, la creación de 100 mil escuelas de tiempo completo, atender con un mayor presupuesto a las estancias y que el pago de la seguridad social sea deducible de impuestos. De la misma manera expresa que cancelar la reforma educativa implica tirar por la borda el futuro de nuestros hijos. A los maestros que trabajan en las aulas todo su apoyo con capacitación, incentivos y mejores plazas. Apoyar el regreso a nuestro país del 70% de los altamente capacitados y entablar acuerdos con los empresarios para este propósito. Apostarle a la educación básica y darle oportuno seguimiento. Todo el apoyo al Seguro Popular, IMSS e ISSSTE debidamente equipados y con medicinas mediante una mejor administración, para que todos sin distinción sean debidamente atendidos. Está de acuerdo en la reforma energética, también hizo hincapié en el tema de la seguridad y su combate de manera frontal y decidida contra  la corrupción y la impunidad. Meade ha sido declarado vencedor de este tercer debate por las encuestadoras El Economista, El País, Milenio, Pepe Cárdenas, Líderes Mexicanos y Publimetro y por los analistas políticos del programa Tercer Grado en virtud de sus ideas y los contenidos de sus propuestas.

Para Ricardo Anaya Cortes la encuesta difundida por la COPARMEX y la demanda penal interpuesta por Ernesto Cordero por lavado de dinero, cayeron como “balde de agua fría”, por lo que el candidato del Frente se le notó disminuido y enojado en el tercer debate, amenazando a López Obrador y a José Antonio Meade de meterlos a la cárcel, si alcanza la Presidencia como si no hubiera división de poderes. El ahora perseguido y señalado hasta por sus propios seguidores, propuso que hay que revisar el gasto público, porque hay una enorme corrupción, a quienes ganan menos de diez mil pesos no se les exija el pago del ISR, no elevar impuestos, bajar el precio de la gasolina. Apoya la propuesta de Meade en lo referente a que cancelar la reforma educativa no es la solución. No a venta de plazas, propone aprovechar las tecnologías con educación a distancia, dice que tener un celular hoy, es una necesidad para comunicarse con el médico, escuela, trabajo etc., de llegar a la Presidencia se compromete a que todos contarán con una tableta o celular, aunque no dejó en claro de dónde saldrá el recurso para tal fin. Internet gratuito para escuelas, hospitales e impulsar las energías renovadas. Expresa que construir refinerías es un disparate porque dentro de poco tiempo los vehículos eléctricos valdrán menos. Anaya, no tiene futuro político, en duda lo que le pueda suceder después del 2 de julio, ya que al menos dos gobernadores panistas pretenden refundar el partido, donde podría tratarse hasta su expulsión, amén de que pudiera ser llamado a cuentas por la PGR. 

Así las cosas, resultado del tercer debate, que al igual que los otros dos, tuvo la peculiaridad de que los conductores- moderadores, Gabriela Warkentin, Carlos Puig y Leonardo Curzio, se olvidaran de que su papel era dirigir, y se convirtieron en protagonistas del mismo, al cuestionar de manera directa con acentuadas preguntas a los pretensos a ocupar la silla presidencial, lo bueno de este evento, resulta ser que los mexicanos, estamos ciertos de la emisión de nuestro voto por la mejor opción política, ¡Nuestro futuro es responsabilidad nuestra!. Al tiempo. Esperemos y comentaremos: frago2009@hotmail.com

Publicidad