La creación del municipio de Bahía de Banderas, en la óptica de cinco gobernadores nayaritas Parte IV

En Los Tiempos De…

En 1917, con la creación del Estado Libre y Soberano de Nayarit, fueron reconocidos dieciséis municipios quedando nuestra región adscrita al Ayuntamiento de Compostela. Desde su inicio, la lejanía y el aislamiento de la cabecera municipal fue un obstáculo para el crecimiento y desarrollo de la comarca que hoy ocupa el Municipio de Bahía de Banderas. Esta situación, que entorpecía también la administración de otros territorios municipales alejados o muy extensos, llevó al gobierno estatal a la búsqueda de soluciones. El presente texto aborda las diferentes respuestas que de acuerdo a su momento y circunstancia, dieron los gobernadores más cercanos al proceso de creación de nuestro municipio.

Publicidad

Lic. Celso Humberto Delgado Ramírez. Necesidad de una administración cercana

Nació en Tepic, Nayarit en 1942. Desde muy joven destacó por su cultura y preparación en varias ciencias y disciplinas. De 1970 a 1973 fue electo Diputado Federal por Nayarit a la XLVIII Legislatura en la que fue Presidente de la Cámara de Diputados y del Congreso de la Unión. Fue Senador por Nayarit de 1982 a 1986, año en que resultó electo Gobernador del Estado para el período 1987-1993. Durante su gestión se realizó el Plan Nayarit cuyas principales metas fueron: infraestructura de carreteras y autopistas; se construyó la Presa Aguamilpa Solidaridad; se fomentó el turismo y se revindicó para el Estado de Nayarit el Fideicomiso Bahía de Banderas; se dio amplia participación y apoyo a las etnias Cora, Huichol, Tepehuana y Mexicanera, instituyeron sus lugares sagrados y se respetaron los usos y costumbres como método. Se abrieron museos dedicados a Juan Escutia, el Museo Aramara de Artes Visuales, el Museo de Los Cuatro Pueblos y el Museo Emilia Ortiz. Se fundó el Instituto Nayarita del Deporte y se creó la Feria de la Mexicanidad.    

Entre 1986 y 1987, durante la campaña del Lic. Celso Humberto Delgado Ramírez al gobierno de Nayarit, la demanda de crear un municipio en nuestra región logró aglutinar la voluntad de los pobladores de la comarca. Para entonces, la región ya no era la misma: el Fideicomiso Bahía de Banderas y la Unión Ejidal, habían transformado los pueblos de la zona costa; el turismo pisaba fuerte gracias a la cercanía de Puerto Vallarta; la Carretera Federal 200 conectaba a Bahía de Banderas con los mercados nacionales; el distrito de riego Valle de Banderas había aumentado considerablemente la producción de granos, frutas y hortalizas; la población llegaba a más de 30 mil habitantes  distribuidos en los siguientes pueblos y rancherías: Valle de Banderas, 4376; Bucerías, 4019; San Juan de Abajo, 7339; San José del Valle, 4438; San Vicente, 2873; La Jarretaderas, 3110; El Porvenir, 1248; Cruz de Huanacaxtle, 1293; El Colomo, 1338; Lo de Marcos, 1250; Sayulita, 994; San Francisco, 750; Mezcales, 1402; Aguamilpa, 755; Higuera Blanca, 609.

Se hacía necesaria una administración más cercana, que regulara las actividades y la convivencia de una población en aumento y facilitara la actividad turística que se había convertido en el motor de crecimiento regional. Ante el entusiasmo de los ciudadanos y las condiciones favorables, el Lic. Celso Humberto Delgado prometió la creación del municipio.

Un año después de su campaña, el 19 de septiembre de 1987, en su mensaje de protesta como Gobernador del Estado el Lic. Celso Humberto Delgado Ramírez turnó a la Vigésima Segunda Legislatura del Congreso Estatal, la solicitud recogida como promesa de campaña para la creación del nuevo municipio en la zona Sur de Compostela. Después de dos años, luego de una tarea legislativa que no fue fácil ni sencilla, el 11 de diciembre de 1989 el Congreso del Estado promulgó el decreto 7261 que dio vida al Municipio de Bahía de Banderas.

Después de 25 años, el ex gobernador Lic. Celso Humberto Delgado Ramírez, al preguntársele cuáles fueron las razones y causas que motivaron la creación del municipio, declaró: “Las razones primarias fueron históricas; las segundas geopolíticas; las terceras económicas, administrativas, educativas y de infraestructura”