La Gloria de Coqueros

Hace aproximadamente 9 años, en el inicio de una primavera costeña, visité mi natal Tuxpan, Nayarit; el motivo, asistir a un festejo más del llamado “Sábado de Gloria”.
Evento creado por Cecilio Cervantes, para recordar y reconocer a las Glorias del Béisbol Tuxpense de los años 40’s.
A él asistían “paisanos” que viajaban hasta del extranjero, sólo, para estar presentes en este festejo deportivo que se realiza en Semana Santa.
Pues bien, antes de dirigirme al Legendario Estadio “Lorenzo López Ibáñez”, sede de la mencionada reunión beisbolística, (muchas veces se ha organizado en el campo de Pueblo Nuevo y en el de Cantarranas), fui a “La Peña Deportiva”, conocido centro social y casa del béisbol en Tuxpan, que es propiedad de los sucesores del inolvidable Antonio “Cañón” Araiza, para saludarlos, refrescar un poco la temperatura corporal  y de paso buscar alguna nueva anécdota de antaño.
En esa ocasión logré todos mis propósitos. El amigo Araiza, me contó lo que para su servidor, sería el primer testimonio, de un suceso deportivo en la historia del Rey de los Deportes en nuestro estado. El nacimiento del Béisbol en Tuxpan, Nayarit.

Esta es esa historia
“El primer partido de béisbol en Tuxpan, Nayarit, aseguraba Don Carlos Jiménez Zavalza (Tuxpense QEPD), quién murió a los 100 años de edad en el 2008, y que había presenciado a los 10 años de edad, en 1916, el primer encuentro del nuevo deporte en su ciudad de nacimiento.
Mencionaba que en la actual población de Minitas, Municipio de Rosamorada, existía una mina de Oro de nombre “El Frontal”, que era explotada por capital norteamericano, donde sus trabajadores, de ese país, practicaban este deporte entre ellos, ya que no había rivales con los cuales competir.
Para ese entonces, en el Seminario de Tepic, había estudiantes que por su relación con otros estados y seminarios, conocían ya este deporte.
En la mencionada institución religiosa, había varios jóvenes de Tuxpan, lo que propició que se concertara un partido contra mineros estadounidenses.
Los estudiantes seminaristas prepararon el campo de juego en la parcela, donde hoy está ubicada la Escuela Benito Juárez en Tuxpan.
La entonces Gerente de la Mina “El Frontal”, entusiasta a este deporte, hizo trasladar a sus trabajadores a caballo, hasta la sede del encuentro deportivo y así poder llevar a cabo esta confrontación amistosa ante los estudiantes seminaristas.
Don Carlos Jiménez Zavalza no recordó el resultado final.” Allí acaba esa historia.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); Publicidad

Nacimiento del béisbol en Tuxpan, Nayarit.
Fue hasta los años de 1919 y 1920 (3 años después) cuando los sonorenses Astrain y Leal lo trajeron de forma definitiva a Tuxpan, Nayarit, siendo ellos los fundadores, y los primeros peloteros locales fueron Carmen Ulloa, David Ramírez, Amado Villela, Bernardino “Nino” Zamorano y Enrique Tapia.
Posteriormente se creó otro campo de béisbol en 1926, en el lugar donde se construiría la fábrica de jabón “Aurora”.
En 1928, se realizó un encuentro de béisbol juvenil entre Santiago y Tuxpan, en donde jugó Teodoro Araiza, hermano de Antonio “Cañón” Araiza, Gloria de este deporte tuxpense en los años 40’s y padre de nuestro entrevistado. Esa  primera confrontación tiene su historia. Al equipo de Santiago lo patrocinaba “La Ochavada” de Salomón Modad.
Por Tuxpan jugaban, los hermanos Basilio y Abel Flores Moreno, Presidente Municipal y Secretario del Ayuntamiento; David Ramírez Orozco, Leopoldo Vega Enríquez, “El Viejo“ Zavala, Salvador Marín, Enrique Tapia, Ramón Vega, Simón Chávez, Francisco Ramos y otros más. Por Santiago se recuerda a Leonardo Macías “El Palas”, Enrique Orozco, “Chirrique”, el chamaco “Zurdo” Mariano Sánchez, el “zurdo” Pillot, José Blas, los veteranos Eliseo y Simón Quintero y “Guicho” Porras. Santiago fue el vencedor.

Los años treintas
La década de los 30’s vio destacar a los siguientes tuxpenses: Timoteo Ramos, Alejandro “Cando” Hernández, Bernardo “Checo” Cabrera, Mariano “Zurdo” Anaya, Ramón O. Ramírez, el “Pocho” Enrique García, el Acaponetense Ramón Ramírez que lo trajo Salvador Hinojosa y que alguna vez ponchó a 18 rivales y Laureano “Viejo” Cruz. Esta se considera la segunda etapa. Continuará.