La nostalgia de los tiempos idos

La Verdad… Sea dicha

Por más que la modernidad nos incite y nos lleve a disfrutar de los sorprendentes nuevos tiempos que vivimos, hay momentos en que la nostalgia por lo que ya se ha ido nos remonta al recuerdo de las experiencias que marcaron nuestra existencia en algunas etapas de la vida. Hace algunos días en compañía de mi esposa Leticia, asistí a un cine incrustado en un complejo comercial que se encuentra por el Boulevard Colosio, sitio hasta donde los tepicenses solemos acudir, entre otras cosas, creo, para hacernos a la idea de que ya pertenecemos como en las grandes ciudades, al estrepitoso primer mundo; una mera ilusión que los gigantescos cristales de los aparadores en las fastuosas tiendas departamentales nos regresan a la mera realidad, cuando descubrimos desencantadamente que lo que ahí se vende, no corresponde al estatus, la capacidad económica y forma de vida de muchos fantasiosos nayaritas. Bueno, total que ya dispuestos a disfrutar de una agradable película nos instalamos en una de las cómodas salas: limpias, funcionales, con la tecnología digital de punta en sonorización y calidad de imagen. Pero ahí, justamente ahí, me vinieron a la mente muy gratos recuerdos de aquellos cines de antaño en Tepic, aquellos necesarios recintos de entretenimiento para los capitalinos de los años 70s, y 80s. El Cine Azcona, el más grande y popular de la ciudad, con capacidad para mil 900 personas, ubicado en calle Puebla y Lerdo, tuvo una historia formidable porque no sólo exhibía películas, sino que fue escenario de muchas caravanas artísticas donde las estrellas nacionales de moda acercaron su virtuoso talento a los nayaritas.

publicidad
Publicidad

Memorables eran los viernes de estreno en el Cine Amado Nervo, guarida usual de la gente más pudiente; y no es de olvidar tampoco, las funciones matutinas del Cinema Tepic 70, aquel galerón que se encontraba en la calle Lerdo entre Morelia y León, más alejado de la Plaza Principal, lo que limitaba la asistencia de más gente, la que en los otros cines llenaba las salas. Mire usted, amable lector; bien dicen que nada es para siempre, al tiempo con la llegada del Video, la historia para los cinéfilos cambió, los Betamax y luego los VHS, dieron origen a los videoclubes que permitieron llevar hasta la comodidad de los hogares las cintas de estreno, películas que finalmente se esparcieron en su comercialización a través del DVD. Por un tiempo los cines dejaron de ser rentables, lo que ocasionó que muchos cerraran para siempre sus puertas, entre ellos los de nuestra creciente ciudad capital. Luego llegaron los poderosos empresarios para retomar el concepto de “El cine se ve mejor en el cine” presentando a la concurrencia el repunte del séptimo arte en los centros comerciales. Después la televisión por cable, el internet y las nuevas tecnologías en aparatos digitales y de última generación han permitido que el cine se disfrute prácticamente desde cualquier lugar, en la comodidad de la casa o la oficina, muy a la mano por decirlo de manera exacta. Pero aquellos irrepetibles tiempos en que un solo señor manejaba el proyector, vendía los suggus, y se llevaba la rechifla cuando en el momento más emocionante se cortaba la película, hoy son nostalgia pura en la memoria humana que registró cada instante de aquellos años que a través del cine marcaron toda una época en la sociedad nayarita”.

En otros avatares de la tierra cora

Esta temporada vacacional de invierno en Nayarit resultó bastante exitosa para los comerciantes, empresarios y prestadores de servicio, pues en la Riviera Nayarit hubo una ocupación hotelera del 96 por ciento, lo que generó una derrama económica de 250 millones de pesos, de tal modo que el sector turístico de la entidad debe estar feliz con los resultados. Fue el mandatario Roberto Sandoval quien dio a conocer que en este periodo vacacional se dio un incremento de un 5 por ciento en la ocupación hotelera en comparación con el 2013 debido a la promoción constante que se ha hecho para mostrar las bellezas turísticas de Nayarit.     

Gracias por el reconocimiento

Aprovecho este importante espacio que me brinda el Periódico ENFOQUE, para agradecer a la Fundación Cultura y Desarrollo A.C. por haberme otorgado la “Distinción del Año 2014” un reconocimiento que según me enteré se entrega cada año, desde 1962, a los hombres y mujeres que en Nayarit han destacado en la cultura, el periodismo, el deporte, y  el altruismo social. Fue el día 28 de diciembre cuando de manos del ex gobernador de Nayarit, licenciado Celso Humberto Delgado Ramírez recibí el inmerecido reconocimiento que agradezco mucho, pues es un aliciente para seguir trabajando todos los días en bien de Nayarit. Quienes nos dedicamos al periodismo estamos ciertos de la obligación que tenemos para abonar a la consolidación de la democracia que es camino para una mejor sociedad, donde siempre estamos a favor de la igualdad social, los derechos humanos, la libertad de expresión, del desarrollo de nuestro México, y de la tierra Cora.

Cafeteando la noticia

Este año en Nayarit habrá elecciones para diputados federales. En el PRI dieron a conocer la convocatoria para aspirantes, del 10 de enero al 18  de febrero será el registro. Para comentarios robleslaopinion@hotmail.com

Publicidad