La obra del “porfiriato” en Valle de Banderas, Nay. Segunda Parte

Obra pública y embellecimiento

Entre la Obra Pública, se destaca el embellecimiento del poblado. En 1906 se inicia la construcción de la plaza con un cerco de 2047 metros lineales, por un metro de altura. Se instalaron 20 faroles de aceite sobre columnas de caoba y se inauguró la plaza el 15 de septiembre con el nombre del entonces Jefe Político de Tepic, “General Mariano Ruiz”. El embellecimiento del jardín no paró ahí.  A principios de 1908 se sembraron más de 300 plantas de ornato en la plaza entre estas, naranjos agrios y “árboles de fuego”. En marzo de este año, se inició la construcción del cuadro de la plaza y el kiosco con teja de barro y armazón de madera; dichas obras fueron inauguradas el día 5 del mes de mayo de 1908. Como un absurdo, en octubre, un mes antes de que estallara la Revolución Mexicana,  el kiosco de Valle de Banderas recibió el nombre de “General Porfirio Díaz”.

Para no desentonar con la recién inaugurada plaza de armas, en 1907 se ordenó blanquear las fachadas de las casa céntricas. Hasta entonces la mayoría de las fincas de Valle de Banderas estuvieron construidas con techos de palapa y paredes de raja de palma o de “pajarete”. Las casas de adobe y teja de barro estuvieron ubicadas en el centro del poblado. Fueron fincas de una planta y en ocasiones de dos, montándoseles una tarima de tablazón conocida con el nombre de “tapanco”. Para blanquearlas, se requirió rajuelear con piedra o pedazos de teja quemada las juntas del adobe para que se le “quedara” la mezcla. La arquitectura de las fachadas fue austera, apenas adornada con una saliente que enmarcaba puertas y ventanas; no hubo arquerías, ni portales ni  lujos.

publicidad
Publicidad

En una noticia fechada el día 10 de mayo de1908, se lee que fueron inauguradas las obras de la plaza, kiosco, aguaje y panteón de Valle de Banderas. Las casas del centro lucían blancas, con un guardapolvo “chino” de color rojo, de casi un metro de altura. El blanqueo debió hacerse con los procedimientos de aquellos tiempos: una lechada de “cal de concha” o  de “cal de piedra” traída de La Cruz de Huanacaxtle, a la que se añadía sal, alumbre o pencas de nopal como fijador. El día casi seguro de este acto fue el 5 de mayo, conmemoración de la Batalla de Puebla, que celebraba el porfiriato como la fiesta nacional más importante. El protagonista principal del “embellecimiento” del poblado fue el Sr. Felipe Gutiérrez, primer Subprefecto Político de Valle de Banderas. 1910. Para finalizar el porfiriato, en octubre de 1910 se mandaron terraplenarlas calle Juárez, Reforma e Independencia.

Comunicaciones

En el ramo Comunicaciones, la obra de mayor trascendencia fue el tendido de la línea telefónica que comunicó a Compostela con Valle de Banderas. A finales de 1906, el teléfono había sido terminado hasta Mazatán, puerta de entrada a la costa de Chila. De Mazatán se continuó a Las Varas donde fue inaugurada el 15 de septiembre de 1908 por el Prefecto Político de Compostela don José Dozal. La oficina donde se instaló el aparato telefónico quedó dentro del casco de la hacienda que entonces se encontraba a nombre de Juan de León. De Las Varas tomó rumbo a La Puerta de la Lima donde fue inaugurada el 21 de marzo de 1909, instalándose el teléfono en el escritorio de la oficina de Ramón Maisterrena, dueño de la hacienda. El acto fue presidido por don José Dozal, Prefecto de Compostela, quien declaró que la línea telefónica seguiría hacia “Valle de Banderas para comunicar esta apartada región con el mundo civilizado”. Don Ramón Miasterrena hizo la llamada inaugural para felicitar al General Mariano Ruiz, Jefe Político del Territorio, “por este paso que ha dado hacia el progreso”.

Entre cañadas, arroyos y vericuetos, el teléfono se siguió por La Cucaracha hacia la bahía de Banderas donde llegó en los primeros meses de 1910. El 21 de marzo de este año, la línea telefónica fue inaugurada en la hacienda de El Colomo, bajo acta donde se asienta que “la comunicación telefónica quedaba abierta al público” a las seis con cuarenta minutos de la tarde. En la hacienda de San Juan de Abajo, la línea fue inaugurada a las diez de la mañana del día 22 de marzo, quedando el aparato instalado en la Escuela Nacional del lugar. Y en el pueblo de Valle de Banderas, el evento se realizó el mismo día a las cuatro de la tarde, instalándose el teléfono en la casa de la Subprefectura. Los tres actos fueron sancionados por el Prefecto Político de Compostela, Juan Cienfuegos, el C, José María Arellano, Subprefecto Político de Valle de Banderas, el C. Mariano E. Ruiz, encargado del Servicio Telefónico, el C. José Vicente Dosal, inspector de las Líneas Telefónicas y el C. José A. Tovar Secretario de la Subprefectura. Las llamadas inaugurales fueron dirigidas al General Mariano Ruiz, felicitándolo por “el nuevo paso que  se ha dado hacia el progreso, con la referida mejora, con la cual queda unida esta apartada región, con el mundo civilizado”. Cabe aclarar que en ese tiempo, quienes tenían necesidad de movilizarse o comunicarse fueron los hacendados, como puede verse por los lugares donde fueron instalados los aparatos telefónicos.

Una obra más de Comunicación en esta época fue “el camino de rueda o de carretas” de Valle de Banderas al embarcadero de Santa Julia, hoy Bucerías, terminado en julio de 1910. En aquel entonces, este embarcadero seguía siendo de importancia para comunicarse con Las Peñas, Yelapa, Chacala y hasta San Blas.

Publicidad