La PGR ha pagado $290 mil por estudios sobre restos hallados en Cocula

la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer que hasta ahora ha desembolsado 16 mil 830 euros (alrededor de 290 mil pesos) por los estudios de ADN realizados a los supuestos 43 desaparecidos.

“Se hace de su conocimiento que su petición se derivó para su atención a la Oficialía Mayor y a la Coordinación General de Servicios Periciales, las cuales refieren que hasta la fecha el costo que debe cubrir esta Procuraduría General de la República al Institute of Legal Medicine Innsbruck Medical University de Insbrook, Austria, por concepto de análisis de las muestras de ADN que les fueron enviadas, asciende a la cantidad de 16,830.00 €”, respondió la dependencia a una solicitud de información realizada por CNNMéxico vía transparencia.

publicidad
Publicidad

El 7 de noviembre pasado el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, informó que los restos enviados a Innsbruck fueron encontrados en un basurero del municipio guerrerense de Cocula.

En dicha ocasión, el funcionario federal declaró que el hallazgo se produjo a raíz de la detención de tres presuntos implicados en la desaparición de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, y quienes supuestamente pertenecen al cártel Guerreros Unidos.

Según el procurador, los sujetos confesaron que los estudiantes les fueron entregados la noche del 26 de septiembre por policías municipales de Iguala y de Cocula, quienes horas antes los detuvieron por órdenes del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez.

Después los jóvenes fueron asesinados y sus cuerpos quemados, de acuerdo con la PGR.

Murillo Karam y los peritos de la Universidad de Innsbruck han dicho a medios de comunicación que el análisis de las cenizas encontradas puede tardar meses.

El pasado 19 de noviembre, alrededor de 200 personas protestaron frente al laboratorio de la Universidad de Innsbruck y entregaron una carta al doctor Richard Scheithauer, director del instituto de medicina forense de esa institución, pidiéndole que tuviera en cuenta “que su primer compromiso como científico es el compromiso con la verdad, antes del compromiso con sus ‘clientes’”.

El objetivo, señalaron en aquella ocasión, es enviar un mensaje a los familiares de los normalistas desaparecidos y a los distintos movimientos de protesta en México, y en Innsbruck, añadieron, “también vamos a estar atentos a que se tergiverse la información”.

En su carta a Scheithauer, los manifestantes austriacos señalaron que con esos análisis forenses “está mucho en juego: la ansiedad y el dolor de los familiares desaparecidos, pero también la credibilidad del gobierno mexicano que parece buscar la legitimidad de su versión de los hechos apoyado en los resultados científicos”.

 

 

Con información de Proceso

 

 

 

Publicidad