Las emociones al servicio del aprendizaje

Véritas Liberabit Vos

Dentro del desarrollo de estrategias Educativas del Siglo XXI que inciden fuertemente en las bases de la Reforma Educativa  orientada entre otros componentes para insertar al alumno en un mundo cambiante y cibernético en el cual uno de los retos será encontrar respuestas adecuadas a esas variantes vertiginosas que hacen de la Educación actual un proceso más dinámico; precisamente  entre ellas tenemos un término anglosajón que aglutina el desarrollo de un pensamiento independiente, la sensibilización emocional y la capacidad de reflexión sobre los conocimientos adquiridos, me refiero entonces a lo que es conocido como “Coaching  Educativo” o proceso de acompañamiento docente para lograr en el educando un conocimiento que no solo implique una acción intelectual, sino que este tenga un impacto fundamental en sus respectivas situaciones para que sea una ayuda en el desarrollo de su pensamiento, sentimientos y reflexiones personales.

Publicidad

El coaching es una forma de acompañamiento que tiene por objetivo el aprendizaje, desarrollo y crecimiento de individuos o grupos de una forma personalizada , que proporciona un espacio donde poder observar, pensar y profundizar en los retos de las personas, para generar un aprendizaje, un cambio en actitud y voluntad que les permita alcanzarlos, y ese camino de aprendizaje conecta a las personas o grupos con su parte emocional o relacional que definitivamente potencia o limita el cambio propuesto.

Si bien años atrás se había hablado mucho del desarrollo de la Inteligencia Emocional como base de un desenvolvimiento más asertivo para que el dicente fuera desarrollando competencias en el orden del poder comprender el cuándo y dónde de aplicar los conocimientos adquiridos, el poder responder de una manera más razonada y clara sobre situaciones muy comunes que nos plantea la vida diaria, que parece que nos movemos en un campo de volatilidad, estrés y presión, donde el tener respuestas parece ser la clave común de este siglo, así hermanado a ello el Coaching surge al tomar en cuenta la relación emocional y relacional que existe en todas las organizaciones y que influye de forma relevante en el éxito de las tareas y proyectos que se emprenden ya que somos seres emocionales y a menudo pareciera que separamos nuestro mundo emocional del racional, el Coaching integra estos dos aspectos como forma de crecer y de llegar a las metas que nos proponemos, igualmente esta estrategia busca desarrollar en cada uno de las personas ya sea alumnos, grupos escolares o cualquier tipo de organización una capacidad de observarse, revisarse, y crecer como forma de transformar sus propias organizaciones de cara a ser más eficientes para que los logros de cada uno se presenten.

Mucho se menciona que las bases de toda estrategia educativa tiene mucho de las simientes que dejaron grandes personajes de cuyas enseñanzas no podemos desligarnos  y así nos remitimos a las aportaciones que legó el gran filósofo antiguo Sócrates ( 470 -399 a.C) el cual basaba mucho de su pensamiento en la frase grabada en el pronaos del Templo de Apolo en Delfos “Conócete a ti mismo” y que consideraba fundamental revisar los conocimientos que uno posee para de ahí derivar conocimientos más sólidos, basándose en un proceso reflexivo de reconocer mi punto de partida; no era en vano que su amigo Querofonte fuera al oráculo de Delfos a consultarle a la pitonisa sobre si había en Grecia algún hombre más sabio que el filósofo a lo que la respuesta siempre conducía a Sócrates y no por que tuviera más conocimientos sino porque reconocía lo mucho que necesitaba aprender.

Tal vez el Coaching no sea una estrategia pedagógica que tenga tanto que ver con el maestro que enseña, pero sí con el maestro que ayuda a descubrir, no es una guía que sabe el camino, sino que ayuda al otro a encontrar su propio camino, no es un consejero pero si es alguien importante que acompañará en los retos, dilemas y dificultades.

Es un facilitador del aprendizaje, no un experto que da respuestas, sino que ayuda a que el alumno desarrolle su capacidad de pensar, de comprender su entorno a contactar con sus valores, emociones, sueños, retos y temores centrando así a la persona para que despliegue todas sus potencialidades y pueda ser por él mismo un factor y catalizador de cambio.

La Reforma Educativa lo marca, fundamentar una Educación centrada en el alumno, que aprenda a aprender, y que se sostenga en pilares  como son: Elevar el Nivel de Conciencia, Responsabilidad, Creatividad y Transformación. El Coaching como otros elementos pedagógicos  son herramientas importantes para dar al Docente un punto de apoyo dentro de su digna tarea de producir una transformación en el alumno por medio de la Educación, y que dentro de esta Innovación enriquece la figura del Maestro como baluarte de orientación, guía y ejemplo.

Tratemos de obtener de cada estrategia pedagógica aquello que pueda ser útil para que el proceso Educativo se realice de la mejor calidad y poder lograr así una educación de excelencia.