Los 30 vienen con estos 30 superpoderes

Información para encontrar, entender y difundir las nuevas tendencias en diseño, moda, tecnología, música y eventos.

Cumplir 30 años no es tan malo como parece. De hecho, una vez que superas la crisis, todo mejor y puede que hasta desarrolles nuevas habilidades superpoderosas.

Publicidad

De nada sirve seguir ocultando mi identidad: mi transformación a superseñora comenzó el día de mi cumpleaños 30 y, como les digo, ahora tengo nuevos superpoderes.

¿O entonces cómo se le llama a la sorprendente habilidad para distinguir el cilantro del perejil en el mercado? ¿Y qué me dicen de mi superfuerza para mover sillones y barrer en rincones lejanos?

Pero esto no solo me pasa a mí. Si tú también has llegado al tercer piso, pon atención porque quizá ya tienes algunos de estos superpoderes nuevos y tú ni encuenta:

  1. Superolfato para cazar ofertas.

Y casi nada te hace sentir tanto orgullo como comprar barato.

  1. Superfuerza para cargar el mandado en un solo viaje.

 

  1. Percepción extrasensorial para saber qué manchas sí se quitan y cuáles no.

 

  1. Superpoder para predecir el futuro de tu cruda.

Las sufres más, pero al menos las planeas mejor y ya tienes todo lo necesario para sufrir menos: electrolitos, Riopan, agua mineral.

 

  1. Visión de rayos X para detectar fechas de caducidad y entender las etiquetas de las calorías de la comida.

¿Cómo es que antes pude comer tanta basura y no morir?

  1. Tienes nuevos archienemigos, como el malvado dolor de rodilla.
  2. Superplacer de surtir la despensa en Costco o Sam’s Club.
  3. La habilidad de escoger aguacates.

Incluso distingues perfectamente entre los que son para hoy y para el fin de semana.

 

  1. La superpreocupación que ahora sientes cuando alguien se cae.

Por alguna razón, ya no da tanta risa.

  1. Nueva armadura contra relaciones sin sentido.

De repente te diste cuenta que no necesitas nuevos «amigos» y esa persona con la que sales desde hace tiempo podría ser «LA PERSONA DE TU VIDA».

  1. Habilidad sobrehumana para quedarte dormido a media película.

¿¡Cuándo se hizo tan difícil terminar de ver una película!?

  1. Radar superpoderoso para detectar a personas falsas a kilómetros.

Ya no te engañan tan fácilmente.

  1. Has comenzado a desarrollar ciertas habilidades par administrar mejor tu dinero.
  2. Superpoder para hacer hotcakes perfectamente redondos.

¡Por fin!

  1. Manipulación de los elementos para que las plantas ya no se te mueran.

 

  1. Supercapacidad para preocuparte en extremo por tu futuro.

¿O solo yo he empezado a pensar en mi jubilación?

  1. Sexto sentido para anticipar que te vas a enfermar, así que mejor ya no sales.

«No, ¿sabes qué? Es que como que me quiero enfermar».

  1. Poder místico para juzgar a las nuevas generaciones.

Y hablando de eso, ¿ya notaste que desde hace mucho no eres el más joven de tu equipo?

  1. Superresistencia a los planes improvisados.

«Me hubieras avisado con tiempo, we, ya había planeado quedame en mi casa».

  1. Habilidades telepáticas para descifrar perfectamente lo que te jefe quiere.

 

  1. Destreza especial para por fin saber qué ropa te queda bien.
  2. Supercapacidad para disfrutar un viernes en tu casa sin salir.

¿Recuerdas cuánto lo odiabas a los veintipocos?

  1. Transformaciones del cuerpo.

No agregaré más.

  1. Videncia para saber que sí, necesitas cargar con un suéter y un paraguas porque… te vas a enfermaaaar.
  2. Superregañón.

Pregúntale a tus amigos y hermanos.

  1. Propulsores para empezar a hacer ejercicio… ahora sí en serio.
  2. Habilidad sobrehumana para cuidar tópers.

Y no prestarlos porque ¡no te los devuelven!

  1. Control mental… para entender que mañana es lunes y ya no vale la pena seguirla.
  2. Visión superpoderosa para detectar a las malas parejas de tus amigos.

«Que no, que no te conviene».

  1. Distinguir entre cilantro y perejil.

¿Lo ves? Tu transformación también ha comenzado. Solo recuerda: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.