Los hombres de las estatuas (Segunda Parte)

Véritas Liberabit Vos

En la entrega pasada dábamos un viaje por las peripecias y datos que son tan comentados y mencionados en la Historia oficial pero que encarnan a los protagonistas de la misma como lo que realmente son; seres humanos de carne y hueso que les correspondió vivir una etapa importante del devenir patrio y hoy; continuaremos en ese periplo rescatando anécdotas y datos de interés importante pero tal vez no tan trascendentes.

Publicidad

Mucho se menciona que con la llegada al poder de Andrés López Obrador tendremos a uno de los Presidentes con mayor edad, podrá ser; pero si nos remitimos a los anales históricos el Presidente de más edad que registra México es el General Victoriano Huerta que tras los acontecimientos de la Decena Trágica llegó al poder en 1913 a la edad de 67 años contrastando con el Presidente más joven que ha tenido el país, y ese título le corresponde a Miguel Miramón aquel General conservador que llego al cargo a la edad de 28 años y que años después sería fusilado junto al emperador Maximiliano y el General Tomás Mejía en el Cerro de las Campanas ( 19 de junio de 1867), siguiendo el tema de la edad AMLO llegará a la presidencia con 65 años tres años más de la edad del Presidente contemporáneo Adolfo Ruiz Cortines (1952) a quién en la mitad del siglo pasado ya se le consideraba grande, y el mismo ante las bromas y dichos de pasillo ( hoy serían memes) respondía jocosamente “ A mí me eligieron para ser Presidente, no para ser semental”, con ese mismo sentido del humor y firmeza se platica que en su primer año siendo Presidente en el cumpleaños de su esposa queriéndola halagar, llegaron ciertas personas con un regalo sumamente ostentoso, un Cadillac último modelo de la mejor línea y el mayor lujo, lo cual ante los atónitos portadores comento que su esposa siempre cumplía años y nunca había sido objeto de un regalo así y ahora que era Primera Dama le hacían ese presente tan distinguido, por lo cual los devolvió cabizbajos y patidifusos con su malograda dación; del mismo Presidente se dice que en su forma cauta y reservada usaba sombrero y cuando alguien lo saludaba se lo ponía en el pecho para evitar efusividades en el saludo (¿qué pensará de esto la Presidenta de Croacia? )

En lo referente a nombres sabemos que el primer Presidente de México es Guadalupe Victoria, incluso su nombre está inscrito con letras de oro en el Congreso, pero realmente él se llamaba José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix solo que tomó este apelativo en honor de la Virgen de Guadalupe y de la Victoria sobre España y es así como es reconocido mundialmente; y si a nombres vamos el Presidente con el nombre más extenso fue Juan Bautista Loreto Mucio Francisco José de Asís de la Santísima Trinidad Ceballos Gómez Sañudo que tuvo un nombre más largo que los 31 días que ocupo la silla de primer mandatario; aunque del bando conservador hay un Presidente que suplió por un corto tiempo a Miguel Miramón su nombre era ¡¡¡ José Ignacio María del Corazón de Jesús de Santa Clara Francisco Javier Nepomuceno Antonio de Padua Pavón Jiménez!!!

De todos los Presidentes que ha tenido México solo 19 de ellos han terminado su período en el tiempo establecido destacándose ya la época contemporánea cuando las instituciones se formalizaron y ya con Lázaro Cárdenas del Río (1934) se vivió una estabilidad; por cierto fue con Lázaro Cárdenas quién llego joven al poder a los 39 años que la residencia oficial de los Presidentes se cambió del Castillo de Chapultepec, recinto desde los tiempos de Maximiliano a lo que hoy se conoce como la residencia de Los Pinos, que no era sino un rancho de su propiedad denominada la Hormiga pero que fue modificada tanto en su aspecto como de nombre, y se bautizó Los Pinos porque así se llamaba el paraje donde conoció a su esposa Doña Amalia Solórzano; en conclusión Cuauhtémoc Cárdenas propulsor de la Corriente Democratizadora, que después fue el Frente Democrático que compitió en las elecciones de 1988 y posteriormente paso a ser el PRD, corrió y echo maromas en los flamantes jardines de la residencia presidencial que ahora se escucha que tal vez ya no se le de ese uso con AMLO y sea convertida en Museo o algo así.

Anteriormente los Presidentes de México no hacían tantas giras ni viajes diplomáticos al extranjero, por lo que se dice que Lázaro Cárdenas salió fuera de México hasta la edad de 62 años muy lejano al tiempo de ser Presidente, no así Adolfo López Mateos (1958/1964) proclive a los viajes y a las salidas nocturnas con automóviles manejados a gran velocidad, que fue conocido por el pueblo como López “Paseos” así como su buen ojo para las mujeres hermosas tal como aconteció con la visita de John F. Kennedy y su elegante y bella esposa Jacky; fue con Adolfo López Mateos  quién a diferencia de otros Presidentes como Santa Anna nuestro territorio en lugar de reducirse se incrementó gracias a su gestión para la devolución del Chamizal, triste fue el final que no pudo ver ya que cuando se llegó el momento de la entrega por parte de los Estados Unidos él ya estaba en un estado vegetativo producto de un aneurisma del que ya no se recuperó, los epigramas de aquel tiempo mencionaban el ex Presidente no está en coma, está en puntos suspensivos.

A quién le correspondió recibir el Chamizal fue a su sucesor Gustavo Díaz Ordaz poblano no precisamente un adonis o bien parecido como se decía de su antecesor, donde él mismo hacía bromas de su fealdad, una vez un reportero le pregunto que ante los sucesos del 68  se decía que por ser de Puebla él tenía dos caras, a lo que respondió “jovencito, si tuviera dos caras ¿cree que seguiría usando esta?”.

Presidentes con diversos talentos los hemos tenido, hubo entre otros un gran cantante de ópera y un campeón Panamericano de equitación, pero esa, esa será ya otra Historia.