Mitos del placer femenino en las películas porno

Una de las fantasías más fuertes de los hombres es recrear alguna de las escenas de las películas “xxx” que han visto, pensando en que eso provocará la misma satisfacción sexual

La idea de que las mujeres llegan al clímax tal y como lo hacen en las películas “xxx” está lejos de la realidad debido a que ahí se manejan varios mitos del placer femenino.

publicidad
Publicidad

En este sentido resulta que este tipo de películas pueden ser adictivas y desensibilizadoras, cuando se “consumen” en exceso los hombres dejan de necesitar un sexo más íntimo y prefieren recrear lo que ven, afirma Naomi Wolf autora del libro “Vagina”.

Sumado a ello, Elsy Reyes, sexóloga y comunicóloga, afirma que en dichas películas se exponen mitos del placer femenino que en la vida real no son posibles por razones muy específicas. En el siguiente video la experta explica cuáles son y el por qué su dificultad (e imposibilidad).

 

Placer real

En la vida real ellas piensan muy diferente sobre la manera en la que desean que sus parejas les brinden placer, y de hecho, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Montreal, su mayor fantasía sexual es sentir emociones románticas durante el sexo.

Alessandra Rampolla, sexóloga autora de “La diosa erótica”, afirma que a las mujeres les encanta el sexo, pero siempre preferirán hacer el amor, ya que ese acto trasciende lo meramente físico y el placer es pleno: corporal, emocional y espiritual.

“Suele suceder que ellos están muy preocupados por su propio performance, eso les hace olvidar que un beso profundo y cariñoso, una sonrisa tierna, una caricia amorosa, da mucho más placer que el sorprendente desempeño de un actor de una triple “x””, agrega la experta.

Los mitos del placer femenino pueden ser sencillos de fomentar con este tipo de películas, por ello lo mejor es tener una excelente comunicación sobre lo que en la vida real les causa satisfacción a ambos. No siempre lo que se ve es la realidad.

 

Con información de: Excélsior

 

Publicidad