Morena, ¿la siguiente alianza verde?

El Partido Verde ha sabido aliarse con los grupos dominantes de la política nacional y, antes de que Morena arrasara en las recientes elecciones, ya había acercamientos para una eventual unión

Todo inició en Chiapas. En esa entidad hubo acercamientos políticos previos a la elección del 1 de julio entre la cúpula morenista, encabezada por virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el grupo verde, liderado por el gobernador Manuel Velasco.

Publicidad

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) históricamente ha subsistido por sus alianzas estratégicas en cada momento con el grupo dominante en la escena política nacional.

Lo hizo en el 2000 con el PAN cuando con la candidatura de Vicente Fox se convirtieron en la primera alternancia en la presidencia del país. Luego vinieron tiempos difíciles y no lograron alcanzar acuerdos. La unión se quebró.

El siguiente nido para el partido del tucán fue el Revolucionario Institucional, al cual acompañaron por casi dos décadas. Pero, en el último proceso electoral hubo un evidente distanciamiento entre priistas y verdes, lo que provocó guiños con el sector morenista.

Tras el fracaso del priismo en la reciente elección, el Verde Ecologista vislumbra cuál será su siguiente alianza para continuar con presencia política, la cual está tomando tonalidades guindas.

Chiapas, la evidente muestra

La estrategia del Movimiento de Regeneración Nacional en territorio chiapaneco fue 100 por ciento acertada para sus intereses, prueba de ello los resultados: su candidato a gobernador, Rutilio Escandón obtuvo el 39.26 por ciento superando al contrincante más cercano por más de 16 puntos.

Mientras que López Obrador arrasó en la entidad del sureste al conseguir el 61.24 por ciento de los votos, dejando muy atrás a José Antonio Meade, el candidato respaldado por el PRI y el Verde, por más de 38 puntos porcentuales consiguiendo un sólido triunfo.

Pero los números no fueron coincidencia. En ese estado fue evidente tanto la ruptura entre priistas y verdes por supuestas imposiciones nacionales a las decisiones estatales, así como el guiño entre la corriente obradorista y el poder de Manuel Velasco.

El aún Gobernador chiapaneco tenía en la figura de Eduardo Ramírez, un hombre cercano a él, a su sucesor en el poder. Pero la cúpula nacional del PRI no lo aceptó e impuso a Roberto Albores Gleason como el elegido.

Aunque el hecho provocó ciertos roces que derivaron en renuncias de militantes verdes, dimes y diretes, al final la candidatura fracasó, pero también influyó que de última hora el partido del tucán se retiró del respaldo e impulsó a su propio candidato, Fernando Castellanos, otro hombre cercano a Velasco, quien obtuvo el segundo lugar en la elección.

Ramírez, conocido en la entidad como “El Jaguar Negro”, no se quedó con las manos vacías, tras perder la candidatura y renunciar a los colores del Verde, las puertas de Morena se le abrieron. El partido que gobernará al país le dio la senaduría por Chiapas acompañado en la fórmula por Sasil Dora Luz de León, otra política cercana al grupo del mandatario estatal.

También es sabida la relación entre Manuel Velasco y Rutilio Escandón, su sucesor en el poder y a quien tuvo como el presidente del Tribunal Judicial, quien tras la aprobación del Congreso, el nombramiento tuvo luz verde en 2013. Incluso con nexos personales, ya que el gobernador fungió como testigo de la boda del segundo matrimonio del morenista.

El PVEM se sabe vender

El Verde Ecologista sabe muy bien cómo hacer uso de sus legisladores para negociaciones políticas y de ahí partir para obtener bastantes beneficios, considera el politólogo Salvador Mora.

“Se han sabido mover estratégicamente para seguir vigentes. En 2006, con Roberto Madrazo obtuvieron una bancada importante pese a los bajos números conseguidos en la votación. Han sabido aprovechar su estratégico papel que juega en un contexto de alta competitividad electoral”, indica.

Para el catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, el acercamiento entre el PVEM y Morena se hace evidente con lo ocurrido en Chiapas, donde tras la ruptura entre los del tucán y el tricolor, lograron encontrar nexos con el grupo de AMLO.

“Habría que ver hasta dónde es el alcance de esta nueva relación, yo diría que incluso se está dando en ámbitos locales como con Mariana Boy y Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México y habría que ver también qué tantos miembros del gabinete de Velasco van a acabar vinculados con el próximo gobernador de Chiapas”, agrega.

Los guiños a nivel nacional

La primera reunión con un gobernador que tuvo López Obrador tras su triunfo presidencial, fue con Manuel Velasco.

El mandatario chiapaneco difundió el 6 de julio una fotografía junto al tabasqueño y acompañada del mensaje:

“Un honor poder felicitar por su triunfo al Lic. Andres Manuel @lopezobrador_, un hombre con visión social quien estoy seguro será un gran Presidente de México. ¡Le deseo el mayor de los éxitos, porque si al Presidente López Obrador le va bien a los mexicanos nos irá mejor!”.

Casi dos semanas después, Velasco salió en defensa de Morena, tras las acusaciones del Instituto Nacional Electoral (INE) de que supuestamente el partido de López Obrador creó un fideicomiso para apoyar a los damnificados del sismo pero que en lugar de eso hubo presuntamente fines políticos.

El Gobernador chiapaneco dijo que era una injusticia y un error del árbitro electoral castigar una iniciativa que calificó como humanista y solidaria. Incluso invitó a alentar la creación de proyectos similares como el de Morena, ya que dijo que en el estado que gobierna muchas familias recibieron la ayuda.

Mientras que en la Ciudad de México, Mariana Boy, quien buscaba gobernar la capital con el PVEM tras decidir no ir en alianza con el PRI, indicó que está dispuesta a trabajar en el programa de gobierno de Claudia Sheinbaum, ganadora de la elección por Morena.

Boy dijo en conferencia que la invitación para trabajar juntas fue hecha a ella pero que hablaba en nombre del Verde y dejaba en claro que tenían la mejor disposición para apoyar a la administración morenista.