Multicolor ceremonia inaugura la Copa América

El poético rompecabezas artístico, lumínico y melódico con el que la Copa América 2015 inauguró este jueves su edición en Chile propulsó a los espectadores hacia un mágico viaje transcontinental de coordenadas futbolísticas.

La espectacular presentación de las banderas participantes, que entraron volando por encima de las 46 mil cabezas que hoy atestaban el Estadio Nacional “Julio Martínez Prádanos”, fue uno de los momentos que encumbró la ceremonia inaugural.

publicidad
Publicidad

Fue una presentación que también estuvo marcada por las briosas danzas rituales pascuenses, una espectacular pirotecnia musical y la interpretación de “Al fin del mundo”, himno del certamen continental.

Tras invitar a todos los asistentes a contar de forma regresiva, el actor chileno Juan José Gurruchaga fue el responsable de hacer latir “El corazón del fútbol”, un innovador espectáculo de veinte minutos cuyo objetivo, según dijo Cereza, era “poner a Santiago en el mapa de las ceremonias mundiales”.

Un cortometraje sobre la magia del fútbol, en el que se pudo asistir a un veloz viaje transcontinental de un balón, constituyó la primera pieza del puzzle artístico.

Al término del vídeo, las luces se apagaron, la pelota rompió con la bidimensionalidad de la pantalla y cayó a las manos de un líder pascuense que presidía el escenario del estadio.

El jefe de este pueblo milenario colocó la pelota sobre un tótem, como símbolo del trofeo anhelado por los “guerreros” de la cancha.

Tras la demostración de fuerza y orgullo, las pantallas del estadio proyectaron imágenes de un grupo de mujeres mitad pájaros mitad luchadoras, representantes de los doce países participantes.

Más de doscientos focos multicolores escudriñaron la cerrada noche santiaguina y acentuaron el hechizo general con sus láseres de tonalidades marinas acompasadamente entretejidas.

Pero sin duda, el momento más emotivo de toda la ceremonia se lo llevó la entrada de doce gigantescos globos de helio de los que pendían unas estilizadas bailarinas aladas.

Estas esferas refulgentes aparecieron por sorpresa por detrás de la marea de espectadores que asistía al evento. Los movimientos de estas deidades fascinaron al público que durante varios minutos observó como estas extrañas y etéreas criaturas surcaban el cielo del estadio.

Los doce globos, que llevaban serigrafiadas las banderas de los países que se disputarán la copa, acabaron reuniéndose en el centro del estadio donde veinticuatro bailarines crearon un misterioso círculo con unas gigantescas telas de doce metros de largo.

Acompañado de un crescendo musical, el cilindro se fue abriendo y de su interior emergió una colosal Copa América inflable de ocho metros de altura que desató una verdadera eclosión eufórica con una ovacionadas llamaradas.

Con la actuación del reconocido grupo cumbiero chileno “Noche de Brujas”, quienes interpretaron la pieza musical “Al fin del mundo”, inspirada en las naciones participantes y en la pasión del fútbol sudamericano, se dio inicio al torneo continental.

La mascota “Zincha”, junto a más de cincuenta niños y jóvenes minusválidos bailaron y recorrieron el estadio invitando a los espectadores a unir su pálpito a la gran fiesta de América.

Publicidad