No liberaremos caseta de Acaponeta hasta que se nos paguen adeudos: Ejidatarios

Afectados informan que continuarán con el plantón de forma permanente en la caseta de Acaponeta

Félix Hernández Mariscal, vecino de la localidad de Las Pilas del municipio de Rosamorada, es uno de los más de 500 afectados por la construcción de la autopista Tepic–Villa Unión que a su paso perjudicó a más de 20 ejidos aledaños, y que aún se encuentran a la espera de recibir el pago por los daños cometidos en agravio de sus viviendas y sus tierras agrícolas.

publicidad
Publicidad

De los poco más de 500 afectados que vieron invadidas sus tierras de cultivo por la construcción de la autopista, el señor Félix Hernández dijo que a más de 10 años aún continúan a la espera de que les sea remunerada tal acción, el perjuicio contempla alrededor de mil hectáreas de las cuales 600 son por derecho de vía y otras cuatrocientas son afectadas por la obra y paso de maquinaria pesada que se utilizó durante la cimentación.

Durante el desarrollo de dicho proyecto fue necesaria la activación de material explosivo que en una distancia cercana dejaron cuarteaduras de techos, paredes, y hasta caídas de muros de las viviendas aledañas, aunado a ello se destruyeron caminos de acceso por terracería y cercos de corrales ganaderos.

Por ello dijo que ante la toma de la caseta de Acaponeta por varios de sus compañeros, estos continuarán con el plantón de forma permanente, mientras seguirán dando pase libre pidiendo un apoyo a los conductores de hasta por un máximo de 50 pesos para la manutención de sus familias.

Adicionalmente Roberto Zepeda, líder estatal de la Sociedad en Movimiento para el Progreso Agrario en Nayarit, dijo que otro tema que aqueja a los vecinos de Acaponeta es por igual la instalación de las torres y postes de alta tensión que instaló la Comisión Federal de Electricidad y dañó a 100 personas por alrededor de 500 hectáreas, además al dar mantenimiento a las estructuras se siguen devastando la flora y fauna local, aseguró.

Publicidad