Paco de “El Mirador”

De lo que trabajaron para la creación de esa cancha, hoy convertida en una excelente instalación deportiva

Hoy los futbolistas y deportistas en otras disciplinas, tienen el beneficio de ese espacio deportivo en Infonavit “El Mirador”, pero hubo que echarle los kilos en los principios de su creación, Francisco Javier Enríquez López, “Paco”, nos habló al respecto

publicidad
Publicidad

MA: Paco, actualmente la cancha “El Mirador” tiene sombra, gradas y pasto, muy diferente a sus inicios.
Paco: “Qué bueno que se hayan preocupado por mejorar esas canchas, en sus inicios casi somos los fundadores de la colonia “El Mirador”, estaba contemplado dentro sus planes esa cancha, pero no existía, me tomé la molestia de ir a obras públicas para que nos prestaran una máquina que nos raspara la cancha, claro que nos iba a costar pero así funcionó, ahí se hizo la cancha, aunque faltaba espacio lo agarramos de donde hubiera y pudimos lograr esa cancha”.

MA: Eso, a través del tiempo ha traído beneficios a varias generaciones.
Paco: “Fue un beneficio para la colonia ya que ahí era un foco de peligro, pero con tenacidad logramos que poco a poco los deportistas se fueran integrando”.

MA: Una dura lucha para este logro.
Paco: “Sí, luchamos mucho contra algunas cosas, como esa de que por la cancha pasaba un arroyo, las aguas brotaban, pero por fin quedó apta para jugar al Fútbol”.
MA: Con equipos de aquí.
Paco: “Sí, logramos tener equipos en algunas categorías, en la primera división eran partidos tremendos contra nuestros vecinos de la colonia Amado Nervo, era jun buen ambiente”

MA: Fútbol de barrios, hoy añorado
Paco: Sí, eso ya casi se acabó, hoy es diferente pero en “El Mirador” siempre ha habido buen fútbol, iniciamos con ese torneo que se sigue jugando hasta nuestros días, el de fin de año”.

MA: Poca gente conoce a quienes lucharon por esto.
Paco: “Si, pero eso a final no es lo importante, sino que se haya hecho posible un especio deportivo que haya beneficiado a tantas generaciones”, concluyó.

Publicidad