Pareja secuestra a menor y lo tortura con ácido

Lo obligaban pedir limosna para mantenerlos

Como parte de una venganza, una pareja secuestró a un menor de 16 años y lo obligaban a pedir limosna para mantenerlos o de lo contrario era torturado. Por estos hechos recibieron este martes una sentenciada a 50 años de prisión.

Publicidad

Todo inició el 27 de enero de este año, cuando los ahora sentenciados secuestraron a un menor cuando se encontraba cerca de su domicilio, en la colonia Constitución, en Aguascalientes.

El joven esperaba a un amigo cuando se acercó; un hombre llamado Miguel, quien le propinó; un golpe en la cara al mismo tiempo que lo amagaba con un cuchillo por la espalda exigiéndole que caminara.

Miguel Ángel de 26 años, llevó; al menor hasta un inmueble ubicado en la colonia El Llanito y en compañía de su cómplice y pareja llamada Josefina, lo sentaron y amarraron a un banco, en el que comenzaron a golpearlo con objetos contundentes en diferentes partes del cuerpo, según consta en las declaraciones.

Momentos después, Miguel destapó; un frasco con ácido diluido para verter en sus ojos algunas gotas, vaciando la sustancia restante en la cara y cuello de la víctima; mientras Josefina observaba tales hechos sin oponerse y por el contrario, le sugería a Miguel Ángel más formas de tortura para aplicarle al menor.

En estas condiciones mantuvieron a la víctima por dos semanas. Cuando agentes Ministeriales, a través de la Unidad Especializada de Combate al Secuestro, lo rescataron tras la denuncia de una persona quien sepercató; de la situación al tocar a la puerta, buscando al hijo de la acusada.

Los agentes se trasladaron a la finca marcada con el 405 de la calle 18 de Julio en el Barrio de El Llanito y el administrador de los cuartosconfirmó; que en uno de ellos estaba una pareja con un menor. Al llegar a lahabitación, Josefina iba saliendo del inmueble y los agentes observaron al interior a Miguel Ángel que estaba golpeando al menor que se encontraba en una silla atado de pies y manos, por lo que inmediatamente procedieron a su rescate y detención en flagrancia de la pareja.

En la investigación se logró conocer que la pareja conocía a los padres del menor y que hace algunos años llegaron a vivir bajo el mismo techo.

Agregaron que tuvieron problemas con estos, se golpearon y tomaron la decisión de salirse de ese domicilio, y en mayo de 2016 regresaron al inmueble al llegar y aprovechando que el menor estaba solo, a manera de venganza, lo sacaron de la casa con violencia y se lo llevaron a un domicilio de la zona centro en donde durante dos semanas lo mantuvieron bajo tortura permanente.

Al saber que los padres del menor lo estaban buscando, decidieron cambiar su lugar de residencia y estuvieron habitando enLeón, Irapuato, Celaya y Guanajuato. Durante su estancia en esas ciudades, obligaban al menor a pedir limosna mientras ellos descansaban en casa.

Se presume que, en los primeros días de este año regresaron a Aguascalientes y rentaron un cuarto en el Barrio del Llanito. Le dijeron al administrador que el menor sufría ataques de epilepsia y gritaba mucho,así que si escuchaba ruidos extraños le pedían que no se acercara porque se trataba de una crisis.

En sudeclración el menor de edad manifestó que las torturas incluían quemaduras en la cara y pecho con ácido muriático lo obligaban a que durmiera en el piso y para evitar que se escapara lo amarraban de pies y manos con algunas vendas.

En Audiencia Inicial Miguel Ángel y Josefina, fueron Vinculados a Proceso por hechos que la ley señala como delito de Secuestro Agravado y se les impuso como medida cautelar la Prisión Preventiva.

Los sentenciados responden a los nombres Josefina R de 45 años y su pareja sentimental Miguel Ángel G de 26 añosde edad, quienes fueron encontrados culpables por el delito de Secuestro Agraviado con las calificativas de que lo lleven a cabo dos o más personas.

El tribunal dictara Sentencia Condenatoria de 50 años de prisión así como el pago de una multa y en cuanto a la reparación del daño, ésta será regulada en la etapa de ejecución de sentencia.