Por qué debes hacerte un check up médico antes de empezar a hacer ejercicio

¿Por fin te animaste a cambiar tu vida y empezar a hacer ejercicio? ¡Felicidades! Aunque las primeras semanas te parezcan muy cansadas, verás cómo después te vuelves adicto a las endorfinas del deporte. Pero antes de empezar, te recomendamos hacerte un check up médico básico para cuidar tu salud.           Te explicamos por qué.

El corazón es una bomba que envía sangre al resto del cuerpo, explica el Dr. Charanjit Rihal, Enfermedades cardiovasculares de Mayo Clinic de Rochester, Minnesota. Cuando el corazón no logra bombear como debería, algunas partes del cuerpo podrían no recibir suficiente sangre, lo que conduciría a presentar varios síntomas, siendo el cansancio y la falta de aire los dos más comunes. Entre otros síntomas está presentar hinchazón (edema) en las piernas, tobillos y pies, taquicardia o latidos cardíacos irregulares, tos constante, ganancia de peso repentina y presión arterial alta.

publicidad
Publicidad

¿Qué tipo de examen médico debo hacerme?

1. Un  ecocardiograma.

Para evaluar la salud del corazón, ver qué tan bien late y bombea sangre. El aparato utiliza ondas de sonido para producir imágenes del corazón. Las imágenes permiten a los médicos evaluar tanto las válvulas como las cámaras y el músculo cardíaco. El tamaño del corazón, fuerza de bombeo y regularidad del latido cardíaco pueden brindar información sobre la salud cardíaca.

2. Una prueba de esfuerzo.

Reúne información sobre el trabajo realizado por el corazón cuando una persona hace ejercicio, debido a que éste lo obliga a bombear más fuerte que durante la actividad cotidiana, este examen puede revelar problemas cardíacos que no serían observables de otra manera. La persona se sube a una caminadora o una bicicleta estacionaria mientras el ECG registra las señales eléctricas que desencadenan los latidos cardíacos. Antes de empezar el estudio, se colocan en el pecho, piernas y brazos unos parches llamados electrodos que están conectados por cables a la máquina del ECG. Además, durante este examen se controla también la presión arterial. El médico puede utilizar la información recabada en la prueba de esfuerzo para diagnosticar un problema cardíaco o determinar si es necesario realizar más exámenes.

3. Análisis de sangre y radiografía del tórax.

Sólo si tu médico lo solicita.

Platica con tu médico respecto a los exámenes específicos para la función cardíaca que serían adecuados para cada situación. No olvides hacer cualquier otra pregunta que tenga con el fin de saber qué esperar a medida que sigue adelante.

Publicidad