Que ahora comparemos petróleo a los gringos

La verdad… sea dicha

Yo no lo podía creer; antier un diario de circulación nacional de seriedad probada, dio a conocer que nuestro país comprará petróleo crudo de los Estados Unidos para 2018, pues nuestros yacimientos de petróleo no están dando lo suficiente para obtener la producción que se requiere. La noticia primeramente me causó una gran preocupación, luego cierto enfado por saber que hasta en eso dependeremos de los gringos, y finalmente una rabia terrible porque está claro que los mexicanos no supimos aprovechar los momentos de abundancia petrolera para obtener las refinerías, la infraestructura y la tecnología adecuada que nos permitiera conservar por más tiempo y a buen nivel la empresa más importante de la patria. Serán 50 mil barriles de petróleo crudo diarios lo que se adquirirá de los Estados Unidos, esto, supuestamente ya manejado en la Secretaría de Energía, a través de la Prospectiva de Petróleo crudo y Petrolíferos 2016-2030, según el diario de renombre nacional.  Fíjese usted, amigo lector; este acuerdo comercial podría sufrir un cambio drástico luego de conocerse la manera ventajosa y ruin con que se conduce el nuevo Presidente Trump, quien está determinado a romper relaciones de toda índole con México y el mundo. Aunque la sorpresiva compra se pactó con la administración pasada estadounidense, no me extrañaría que el magnate americano decidiera no hacerla efectiva. Indudablemente lo de PEMEX es un asunto que se debe investigar profundamente, para saber cómo la paraestatal más importante de México, y en un tempo de las más redituables del mundo, no logró crecer en nada, a dónde fue a parar la fortuna que ahí se generaba, cómo es que mataron a “la gallina de los huevos de oro”. PEMEX en su tiempo más productivo generaba diariamente 3 millones 383 mil barriles de crudo, que se convertían en miles de millones de dólares. Definitivamente la mayoría de los mexicanos creemos que muy aparte de la declive en la extracción petrolera, algo natural pues el petróleo no es renovable, es la cuestión económica y la corrupción lo que debilitó y casi aniquiló a una gran empresa que bien administrada pudo haber crecido para ser productora de combustibles como la gasolina que también por desgracia debemos comprar en el extranjero.

Publicidad
El Tepic de antaño

Cuando le he platicado amable lector de la época en que llegué por vez primera a esta bella ciudad de Tepic, es porque vienen a mi memoria momentos inolvidables al lado de mi familia materna. Fíjese usted como es la vida; de aquel entonces nada más me sobreviven hermanos y primos, pues mi madre, mis abuelos y todos mis tíos y tías ya pasaron a mejor  vida, bueno, eso de mejor vida es algo que siempre se dice como consuelo para los que nos quedamos en este mundo terrenal, pero no me dejará usted mentir, es muy bonito recordar las épocas donde crecimos y forjamos el carácter para ser hombres de bien. Yo tuve una abuela chapada a la antigua que no nos dejaba masticar chiche a los hombres porque decía que se nos caían las talegas, y a las mujeres les recriminaba que parecían verdulera o tortilleras mascando el dulce; lo comento con todo el respeto que nos merecen las personas que se dedican a estos trabajos en donde dicho sea de paso, sí les gustaba mascar su chicle todos los días. Mire, Tepic era una pequeña ciudad muy singular con un clima templado todo el año; allá por el año 79 justo en la Avenida México a la altura de Catedral había algunos puestos multicolores que adornaban el paisaje, vendimias de todo, pero siempre llamaron mi atención los lugares donde vendían el nanchi, esta pequeña fruta amarilla con sabor extraño que tanto le gusta a los nayaritas, y que cuando la comes por primera vez resulta difícil encontrarla apetitosa por su escandaloso olor.

Ese Tepic del que le hablo, era un pueblo futbolero y beisbolero, así que los dos estadios cuando había partidos siempre eran concurridos por los tepicenses que no tenían mayor distracción que esa, o asistir al Cine Azcona, o al Amado Nervo, o al Premier 70, cines que marcaron toda una época entre la ciudadanía. A mí el Beisbol  nunca me gustó, así que mis tíos solían llevarme al Estadio Nicolás Álvarez Ortega a presenciar los partidos del glorioso equipo del Deportivo Tepic, un equipo de fútbol al que no sólo seguíamos, realmente estábamos muy orgullosos de aquellos aguerridos futbolistas nayaritas. Tepic en aquel entonces era una ciudad pujante, creciente, y por curioso que parezca siempre tratábamos de presumirla a los foráneos como un lugar único, aunque sólo pudiéramos mostrar la Catedral, el Paseo de La Loma  y la Alameda, donde venían artistas de la Ciudad de México a realizar sus fotonovelas que una vez publicadas a nivel nacional se volvían la sensación de los tepicenses porque sentíamos que todo México estaba observando nuestro querido terruño. Algunos años después, cuando me fui a radicar a la imponente capital del país bastantes veces me llegaron a preguntar que dónde quedaba Tepic porque jamás habían oído hablar de esta ciudad, y lógicamente que el comentario me molestaba, aunque con el tiempo me acostumbré, tomando con graciosidad el comentario de los defeños, como les gustaba que les llamaran a los nativos de aquella zona del centro del país. Otro día si me lo permite amigo lector, le platicaré de mi primera impresión al conocer las playas del municipio de San Blas, y de lo que sentí cuando descubrí la imponente belleza de lo que hoy es Bahía de Banderas. Mi madre siempre nos hablaba de Nayarit como un pedazo de cielo, y el día que vine por primera vez entendí por qué el compositor José Alfredo Jiménez quedó maravillado de esta tierra nayarita que está “entre cerros verdes y el azul del cielo”.

Congreso local celebra el centenario de Nayarit

En el Congreso del Estado, el Diputado Jorge Humberto Segura López, presentó una propuesta de decreto que fue aprobada por unanimidad por parte de las diputadas y diputados de la Trigésima Primera Legislatura en Sesión Pública Extraordinaria celebrada el pasado martes. Se trata de una inscripción de la leyenda “Centenario del Estado de Nayarit 1917-2017” en letras doradas sobre el Muro de Honor de la Sala de Sesiones “Licenciado Benito Juárez García” del recinto oficial del Poder Legislativo. De esta manera se llevará acabo parte de los festejos de los 100 años de la existencia de Nayarit como un estado libre y soberano. El próximo domingo 5 de febrero  a partir de las cero horas se procederá a develar la leyenda alusiva a tan especial conmemoración.  Desde luego, como ya se ha dicho, el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial tienen preparados varios eventos que en coordinación llevarán a cabo para dejar plasmado en la ciudadanía lo que han sido estos primeros cien años de Nayarit dentro de la vida jurídica.

Cafeteando la noticia

En tiempos de austeridad. En el IEE fue aprobado el financiamiento público para los partidos políticos e independientes, con motivo de las elecciones 2017 en Nayarit. Lea usted, amigo lector: Conforme a la Ley, los partidos recibirán 63 millones 906 mil 868.5 pesos, de los cuales, el PAN recibirá 11 millones 153 mil 776.5 pesos; el PRI, 18 millones 11 mil 566.9 pesos; el PRD, 9 millones 700 mil 123.3 pesos; el PT, 5 millones288 mil 555,7 pesos; el Partido Ecologista de México, 5 millones 219 mil 479.8 pesos; y el Partido Movimiento Ciudadano 5 millones 52 mil 44.9 pesos. Mas lo de Nueva Alianza, MORENA, Encuentro Social, el Partido de la Revolución Socialista y las candidaturas independientes. Vaya que nos cuesta la “democracia” en nuestro México. robleslaopinion@hotmail.com