Razones por las que no puedes dejar esa relación destructiva

¿Sabes que tu relación no da para más, pero no te decides a tomar una decisión?.

1. Temes arrepentirte de tu decisión

Publicidad

De un tiempo para acá tu relación tiene más momentos malos que buenos, pero no quieres perderlo y temes que más tarde puedas arrepentirte de tu decisión y sea demasiado tarde, piensas que quizá sólo están pasando por una mala racha y se recuperarán. Pero la realidad es que si ya llevan varios meses así, las probabilidades de que su relación mejore son prácticamente nulas.

2. Temes que si lo haces no haya vuelta atrás

Si tu relación está pasando un mal momento desde hace varios meses e incluso años, porque te interesaría que no hubiera marcha atrás. Si tú relación ya es demasiada destructiva para los dos, tal vez lo mejor sea romper de tajo, para no volver jamás.

3. Antes, quieres saber que agotaste todas las oportunidades

Antes de tomar esta decisión que te resulta demasiado fuerte, te quieres asegurar de que agotaste hasta el último recurso. Quieres estar seguro de que diste tu máximo esfuerzo, pero no hubo frutos. De que el dolor y lo malo de la relación eran solo algo pasajero. El punto es hasta dónde estás dispuesta a esperar. Cuánto serás capaz de aguantar.

4. Sientes que tus argumentos son subjetivos

Pero el amor también lo es. No hay un verdadero ni un falso, todo depende de cada persona. De quien lo vive y siente. Por lo que no hay quien te pueda aconsejar con certeza. Piensas que como están en un mal momento, lo ves todo negro. Debes hablarlo contigo misma profundamente. Solo tú tienes la respuesta.

5. No te sientes lo suficientemente fuerte para hacerlo

Todas estas dudas no te dan la energía suficiente como para tomar la decisión. Piensas que si hay confusión, es porque no es el momento aún. El adiós debe esperar. Pero cuando llevas pensando un buen tiempo en terminar, quizás sí debes hacerlo. No tienes por qué aguantar un mal amor. Busca la fuerza en ti.