Relevo generacional

Caldero Político

En Nayarit hay nuevas caras en el mundo de la cultura, del deporte, de la política, del periodismo, de la literatura, de toda la vida pública en finanzas, agricultura, empresas, aspectos que muestran que, bien o mal, los nuevos elementos que observamos por doquier están dispuestos y con la voluntad suficiente para asumir los  retos que corresponden a los  nuevos tiempos que corren.

publicidad
Publicidad

Estamos ante una realidad: la presencia de los jóvenes, mujeres y hombres, ante el relevo generacional.

En la Cámara local de diputados hay un ejemplo y ya no se diga en el engranaje gubernamental estatal o en las delegaciones federales: jóvenes y más jóvenes ocupan infinidad de carteras, puestos, responsabilidades.

Saben ellos -y quienes los pusieron-  que es ¡ahora o nunca! porque estas oportunidades difícilmente se les presentarían en otras condiciones políticas.

El Gobernador Roberto Sandoval y el Presidente Enrique Peña Nieto impulsan a la juventud porque se apoyan en su pujanza, preparación y ganas de transformar. Admitimos que en el  Gobierno Federal aún prevalecen inercias y compromisos políticos vetustos. Hay varios ‘viejos de la danza’, de la vieja guardia, que  andan por ahí regando  su polilla sin darse cuenta que sus mejores etapas ya pasaron y que ahora deben dedicarse a escribir sus memorias.

En Nayarit, la evolución  es encabezada por la gente joven y estamos seguros –sin pecar de exagerados-, que la transición que se produce será la más grande y radical en la historia.

No queda de otra: hay que adaptarse a esta revolución política, social y económica; acostumbrarnos a dialogar con los jóvenes en todos los cargos donde se decide la vida del estado. Rémoras de tiempos pasados, personajes que están aferrados al pasado y que muestran sus métodos anquilosados, deben dejar su lugar a las nuevas caras a los nuevos talentos. Esta generación, la actual,  propiciará volteretas  en todos los ámbitos, con fallas, imprecisiones, errores o aciertos. La acción de este relevo generacional ya manifiesta efectos  en la cultura, la educación y la sociedad y  será mucho más profunda que las que hemos vivido hasta ahora, porque nunca antes había mutado tanto la economía y la política, con un gobernante (Roberto Sandoval) que imprime un nuevo método de trabajo, con visión y tiros de precisión, sin ceder a chantajes a la antigua ni a presiones convenencieras surgidas de organizaciones capitaneadas por líderes retardatarios, caciques o abusivos en sus cargos.

Ustedes saben a quienes nos estamos refiriendo: a agrupaciones que existen para esquilmar, explotar y lucrar con la economía y la política y que serán  desplazadas por esta generación que debe sobresalir en la burocracia, el magisterio y en las organizaciones y sectores institucionales. Ya es suficiente con lo que esos líderes veteranos han pizcado durante muchos, pero muchos años. Que se vayan por la puerta grande, o chica, pero que se vayan y que Dios los bendiga.

Publicidad