Reportan 3 bebés graves tras explosión en hospital

Tres bebés atendidos en el Centro Médico ABC de Santa Fe continúan en estado grave de salud, tras la explosión de una pipa de gas en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

Moisés Zielanowski, director de operaciones, informó que de los cuatro infantes que fueron reportados en estado grave la semana pasada, un varón con neumonía logró ser estabilizado, e incluso el hospital privado disminuyó el apoyo de aparatos ventilarorios para su respiración.

Publicidad

Sin embargo, dos recién nacidas y un varón están todavía en el área de Terapia Intensiva. del nosocomio.

Detalló que se trata de una niña que fue intervenida por hematoma epidural y que continúa bajo observación, además de otra pequeña, quien tuvo trauma de toráx, y aunque se le quitaron las sondas que drenaban su sangre, se encuentra bajo observación médica.

El niño recién nacido,  quien es el caso de mayor gravedad, aún no se estabiliza por la fractura de cráneo y el hematoma subdural.

El médico explicó que estos casos son de niños que sufrieron las lesiones por habérseles caído paredes o techos de la zona de cuneros donde fueron rescatados.

En cuanto la identificación de los seis menores por pruebas de ADN dijo que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y la Procuraduría General de la República (PGR) ya habían identificado a cinco.

“Se realizaron pruebas de paternidad a través del GDF, como pruebas en el Inmegen en esa forma podemos estar seguros que toda la información, pero más que la información el poder darle la seguridad a estos pequeños de quiénes son sus padres”, indicó.

“Les puedo confirmar en este momento que la última prueba de lo que nos faltaba ya está. Estamos en condición de poder hablar con los padres para notificarle que todos ellos han sido identificados”, sostuvo.

Actualmente permanecen seis bebés en el hospital, cuatro son los heridos y el caso de dos gemelas recién nacidas que habían nacido con peso bajo.

En cuanto el caso del bebé que fue trasladado al Hospital Shriners, en Galveston, Texas, informó que se encuentra estable pero delicado.