“Ruby” invirtió en México dinero de Berlusconi

Fiscales italianos preparan un pedido de asistencia judicial a México, donde la marroquí Karima El Marhoug, alias “Ruby”, tendría propiedades adquiridas con presuntos sobornos pagados por el exprimer ministro, Silvio Berlusconi.

“Ruby” es propietaria de dos edificios de departamentos para renta, un restaurante y una fábrica de pastas para sopa en la localidad turística mexicana de Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo.

Publicidad

Ese sería parte del “tesoro” acumulado por la mujer gracias a los pagos que le habría hecho Berlusconi a cambio de su “silencio”.

Algunos medios locales indicaron que el expremier habría recompensado “generosamente” a la marroquí para que no declarara en su contra en el proceso en el que fue acusado de prostitución de menor, (por mantener relaciones sexuales con ella cuando era menor de edad) y concusión.

El martes el fiscal en jefe de Milán, Edmondo Brutti Liberati, dijo que las fuerzas del orden catearon los domicilios de varias mujeres que en el pasado participaron en las llamadas fiestas del “bunga bunga” (orgías) de Berlusconi.

Los medios precisaron que fueron registrados los domicilios de al menos 20 chicas, entre ellos el de la marroquí, en el marco de la indagación abierta sobre los presuntos sobornos pagados por el exCavaliere a sus amigas.

También fue cateado el domicilio del abogado de Karima, Luca Giuliante, en un caso en el que 45 personas (incluido Berlusconi) son indagadas por presunta “corrupción en actas judiciales” por haber mentido en el “proceso Ruby”.

En julio pasado el Tribunal de Apelaciones de Milán absolvió al expremier de las imputaciones de prostitución de menor, bajo el argumento de que aunque mantuvo sexo con la marroquí, no sabía que era menor de edad.

También declaró “inexistente” el delito de concusión (abuso de poder) del que había sido acusado el exCavaliere porque en mayo de 2010, cuando era jefe de gobierno, llamó a la policía de Milán para pedir que liberara a “Ruby”, que había sido arrestada por robo.

Más noticias

Investigan a Putin y Berlusconi por descorchar el vino ‘más caro del mundo’

5 botellas de la cosecha de 1775 quedan en el mundo y su precio es estimado en 150 mil dólares

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi se han metido en un buen lío por el descorche en su presencia de una botella de Jerez de 1775, que sería, según algunas estimaciones, el más caro del mundo, durante su reciente visita a la anexionada Crimea.

Publicidad

La Fiscalía crimea adscrita a Kiev, que se trasladó a territorio de Ucrania tras la anexión rusa de la península en marzo de 2014, inició un proceso penal por apropiación indebida de propiedad estatal, según informa la prensa rusa y ucraniana.

Los daños ascienden a más de dos millones de grivnas» (más de 80 mil euros), afirmó Nazar Jolodnitski, fiscal adjunto de Crimea, a a medios ucranianos.

El incidente ocurrió la pasada semana cuando el líder ruso y el ex mandatario italiano, a los que les une una estrecha amistad, visitaron las famosas bodegas Massandra, que acogen la mayor colección de vino del mundo.

Al parecer, fue la propia directora de la bodega, Yanina Pavlenko, quien descorchó la botella y se la dio a probar a los insignes visitantes.

Las imágenes de televisión muestran incluso cómo Berlusconi coge una de las botellas y le pregunta a la directora si puede probar su contenido, a lo que ésta responde afirmativamente.

Con todo, se desconoce si Putin y Berlusconi llegaron a probar el vino de Jerez de la Frontera, del que sólo quedaban cinco botellas de la cosecha de 1775 y que fueron traídas de España por el propio fundador de Massandra, el conde Mijail Vorontsov.

En las imágenes ofrecidas por las agencias rusas se puede ver un cartel con el nombre en cirílico de Jerez de la Frontera sobre varias botella cubiertas por polvo y telarañas.

Tras la visita a la bodega, ambas personalidades se fotografiaron con la plantilla de la fábrica, tras lo que prosiguieron su paseo turístico por la península como si tal cosa, sin sospechar el escándalo que se les avecinaba.

Cuando la bodega era administrada por las autoridades ucranianas, para abrir una botella era necesario un decreto del mismísimo presidente.

Según diversas estimaciones, las botellas, dos de las cuales fueron vendidas en sendas subastas en la casa Sotheby’s en 1990 y 2001, se valoran actualmente en hasta 150 mil dólares.

Ucrania, que ya acusó a Pavlenko de traición por votar a favor de la anexión rusa del territorio en referéndum, es ahora acusada de apropiarse de una botella de vino que es considerada legado cultural de Ucrania.

La bodega Massandra, que se encuentra en la costa sur de Crimea, fue incluida en 1998 en el Libro Guinness de los Récords por acoger la mayor colección de vino del mundo con más de medio millón de botellas.

Seguidamente, Ucrania declaró a Berlusconi, que siempre apoyó la anexión de la península, persona no grata por un plazo de tres años por visitar sin autorización el territorio, que según Kiev es ocupado por las tropas rusas.