Sabes que eres corredor cuando…

Hay cosas que no puedes evitar una vez que te vuelves corredor, ¿con cuántas te identificas?

Recopilado de redes sociales, bloggers y corredores, he aquí cómo saber si eres un corredor (cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia):

publicidad
Publicidad

– Cuando te preguntan tu edad, tu respuesta es: “20 a 39”.

– Tu primer pensamiento al despertar es qué tan alto está tu HR en reposo.

– Cuando te preguntan cuánto corres diario, tu respuesta es: “como cinco o hasta 15 kilómetros, depende”

– Sales a correr aún y cuando esté lloviendo, sea de noche… o madrugada.

– Te unes a la carrera de tu empresa para mejorar tu velocidad.

– En lugar de Marie Claire, TVyNovelas, People o Cosmopolitan, tienes una torre gigante de Runner?s World en el baño.

– Haces 5k para enfriarte después de una carrera de 5k, todo para poderlo llamar “sesión de entrenamiento”.

– Consideras al trabajo en la oficina, “tiempo regenerativo entre sesiones de entrenamiento”.

– Sabes de pé a pa cuánta proteína y carbs tiene cada barra energética de cada marca.

– En prepa, tronaste tres veces Química, pero ahora podrías dar toda una charla sobre lactato.

– Estás considerando seriamente aplicar para la ciudadanía de Tonga, Yemen o Tschad, para poder participar en los Juegos Olímpicos.

– Cuando la gente te felicita por poder correr 15 kilómetros, te sientes insultado.

– Tus toallas siempre están mojadas.

-Cuando te piden una foto para una solicitud de trabajo, lo único que tienes son fotos de la línea de llegada.

– Te bañas más seguido en los vestidores del gimnasio, que en tu casa.

– Gastas más en ropa para entrenar, que en ropa para trabajar.

– Te picó una abeja en el labio pero seguiste corriendo porque “los tiempos no mejoran solos”.

– Traes dos pares de tenis, tres playeras, dos shorts y calcetines “reusables” en la cajuela del auto, en caso de que se presente la oportunidad.

– Pasas más tiempo en “la tienda de las vitaminas” que en el súper.

– Tus amigas lloraron con la última película de Julia Roberts, tú con la transmisión del Maratón de Boston.

– Cuando un compañero de trabajo te pregunta si este fin de semana tienes alguna carrera, tú contestas: “sí, pero es un 10k, así que no cuenta mucho”.

– Consideras a las Clif Bars y los GU, uno de los cuatro grupos de alimentos.

– Te levantas a las 4 de la mañana, pero no llegas a trabajar hasta las 9? o 10.

– Cuando viajas llevas más ropa para correr que prendas “de civil”.

– Cuando usas hilo dental por las noches, es para quitarte los insectos pegados en tus dientes.

– Usas tu monitor cardiaco durante el sexo……y te mantienes dentro de los límites.

– Alguien te pasa un vaso con agua y te tienes que amarrar las manos para no echártela en la cabeza.

– No tienes idea qué hacer con tu día de descanso.

– Sientes que tuviste descanso porque lo único que hiciste fue una corrida corta de 12k “para aflojar”.

– No tienes problema en convertir millas a kilómetros.

– Ya no compras zapatos de tacón porque tus pies están hinchados después de las carreras largas.

– Cuando tus otras (nada atléticas) amigas piden “ensaladitas”, tú te engulles un plato de pasta con pollo (pan de ajo incluido).

– Antes de planear tus vacaciones, checas el calendario de carreras.

– Ya te diste por vencida de ir a correr o andar en bici con tu novio, amigos o esposo, porque no lo toman tan bien cuando les pateas el trasero.

– Sonríes con una mueca (y cuentas hasta 10) cuando alguien te pregunta: “¿de cuántos kilómetros va a ser el siguiente maratón que correrás?”

– Cuando tu esposo(a) pregunta qué tapiz pondrían en la pared, tú piensas en tus decenas de números de carreras, uno al lado del otro.

– Al menos un username o password en tus cuentas tiene la palabra: runner, run, corredor?

– Ya no odias ir a los baños portátiles.

– Estás feliz de que Santa Claus te haya traído tu Garmin, en lugar de ese brazalete Tiffany.

– Cuando lees las letras PR, piensas en Personal Record, no en Public Relations.

– Sientes celos cuando vas en tu auto y ves a otras personas correr? aún y cuando tú ya entrenaste.

– Tu habitación huele a Icy Hot o Lonol.

– Siempre amaneces adolorido.

– Puedes ver los maratones en TV y hasta los grabas? mientras todos los demás preguntan: “¿no te aburre ver correr?”

– Te despiertas por la mañana y te das cuenta que ya estás corriendo.

– Por cuestiones de crisis, en tu oficina recortarán los días de trabajo y en lugar de preocuparte, tú sólo piensas en una carrera larga más a la semana.

– Sabes más de caminadoras que el técnico del gimnasio.

– La gente pregunta: “¿corriste 15 kilómetros… en miércoles?”

– Tienes un sabor favorito de GU.

– Consideras un medio maratón buen entrenamiento para el maratón completo.

– Tus zapatos más caros… son tus tenis.

– Sabes que podrías ganar Jeopardy si tan solo hubiera las siguientes categorías: Ganadores del Maratón de Boston – Banda iliotibial – Dieta 40/30/30 – Problemas Gastrointestinales y Carreras Largas – Cómo Justificar que Necesito unos Tenis de 400 Dólares.

– Hablaste más tiempo con extraños en la última carrera, que con tu familia la Navidad pasada.

– Eres la persona en la fila del Costco con el paquete de 20kgs de detergente, el costal de plátanos, mayoreo de Ibuprofeno y una caja de Gatorade.

– Tienes lentes oscuros solo para correr.

– No puedes decidir qué playera usarás para la siguiente carrera.

– En el congelador de la oficina hay dos paquetes de chícharos… son tuyos.

– La alacena de tu casa está dividida en CARBOHIDRATOS, PROTEÍNAS y ETC.

– Levantarte a las 6 de la mañana en domingo para ti es el momento perfecto para entrenar.

– No tienes problema en platicar con personas del sexo opuesto sobre “pezones sangrantes”.

– Para ti el término “pared” no entra dentro del vocabulario de la arquitectura.

¿Cuál nos faltó?

Publicidad