Se crea un chip que controla el hambre

Solo lo podrán usar mayores de 18 años de edad que han seguido un programa para adelgazar sin poder bajar de peso y que tengan un índice de masa corporal (IMC) de 35 a 45, y padecimientos relacionados con la obesidad como diabetes tipo 2.

En Estados Unidos acaban de aprobar un dispositivo electrónico o chip que reduce el hambre y podría eliminar la obesidad.

Publicidad

La Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) de Estados Unidos aprobó hoy el Sistema Recargable Maestro, el primer dispositivo para adelgazar que controla la sensación de hambre y saciedad.

¿A quién va dirigido el chip?

El sistema fue aprobado para el tratamiento de pacientes mayores de 18 años de edad que han seguido un programa para adelgazar sin poder bajar de peso-

Más de una tercera parte de los adultos en Estados Unidos son obesos y más del 70% de los mexicanos tienen obesidad o sobrepeso. Las personas con obesidad tienen un riesgo mayor de padecer cardiopatías, derrames cerebrales, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer, según autoridades médicas estadunidenses.

¿Cómo funciona?

El sistema consiste en un generador de pulsos eléctricos recargable, terminales eléctricas y electrodos implantados quirúrgicamente en el abdomen.

El dispositivo funciona enviando impulsos eléctricos intermitentes a los troncos del nervio abdominal vago, señalaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La seguridad del Sistema Recargable Maestro se evaluó en un ensayo clínico en el que participaron 233 pacientes con un IMC de 35 o más, indicó la FDA. Después de 12 meses, el grupo experimental perdió 8.5% más de su exceso de peso que el grupo control. Cerca de la mitad (52.5%) de los pacientes del grupo experimental perdió por lo menos 20% de su exceso de peso, y 38.3% perdió por lo menos 25%.

 

 

Más noticias

Si no comes, tus neuronas se comen a sí mismas

Parte del ciclo de vida natural de las células es la autofagia, es decir, el «comerse a sí mismo», esto pasa cuando el organismo no cuenta con nutrición, recurre a esto para contrarrestar esa pérdida.

Investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein de la Universidad de Yeshiva en Nueva York dirigidos por el doctor Rajat Singh, aseguran que también sucede en el cerebro, contrario a lo que se creía. La autofagia regula la ingesta de alimentos y el balance energético.

Publicidad

En el hipotálamo, la región encargada de ‘administrar’ varios procesos metabólicos, entre ellos la temperatura corporal, el hambre y la sed, explican los científicos en Cell Metabolism, se genera la señal química de que tenemos hambre y hay que alimentarse, o de que ya estamos satisfechos.

Pero cuando no comemos, las neuronas que dan la alerta de hambre (AgRP) como un último recurso comienzan a ingerir partes de sí mismas, sus proteínas, a fin de obtener energía. Ante ello, el organismo responde produciendo ácidos grasos, los cuales a su vez envían al cerebro la señal de que tenemos hambre, y ésta nos impulsa a comer.

Las neuronas encargadas de generar ácidos grasos cuando se produce la autofagia son el grupo de las AgRP, tales ácidos a su vez incrementan los niveles de AgRP en respuesta a la señal de hambre, es decir ésta se incrementa. Así (en experimentos con ratones), bloqueando la autofagia de las neuronas AgRP, los niveles de éstas no aumentan, y por ende se bloquea la señal de hambre.

Esto podría explicar por qué las dietas no funcionan, la dificultad de mantener un peso bajo, o por qué una dieta rica en grasas nos hace sentirmos más hambrientos y comer más. También, llevar al desarrollo de nuevos tratamientos para perder peso y combatir la obesidad.